Las pruebas finales de ESO y Bachillerato tendrán 350 preguntas tipo test

Los estudiantes de ESO y Bachillerato deberán enfrentarse a un examen tipo test de 350 preguntas como máximo para conseguir la titulación, según el borrador de real decreto sobre las pruebas de final de etapa. El primer año de su aplicación no tendrán todos sus efectos, por lo que no implicarán no obtener el título.

Las pruebas de evaluación de final de nivel en cuarto de la ESO y segundo de Bachillerato constarán de un examen tipo test con un máximo de 350 preguntas, una prueba obligatoria que deberán pasar los estudiantes para obtener su titulación. La Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) fija la realización de evaluaciones externas para conseguir la titulación, que se han concretado en un examen tipo test.

El borrador de real decreto sobre características generales de las pruebas de evaluación final de las etapas educativas de Primaria, ESO y Bachillerato, comunes para el conjunto del estado, establece que los alumnos deberán superar un examen tipo test para la obtención de la titulación. Con todo, el texto aún debe ser debatido por las comunidades autónomas en la Conferencia Sectorial de Educación, y posteriormente debatido con sindicatos y asociaciones de padres y alumnos en el Consejo Escolar del Estado.

Con todo, el objetivo del Ministerio de Educación es que la calificación final de la ESO sea calculada a partid de la media de las materias cursadas (70% nota) y el examen final (30% restante). En el caso de Bachillerato, la obtención de la nota final de esta etapa tendría un ajuste más igualado entre la media de las materias cursadas por el estudiante (40%) y la nota de la evaluación final (40%); una proporción que se asemeja a la de la actual Selectividad aunque en este caso se trata de una prueba final que deben superar para obtener el título y que no servirá para entrar directamente a la universidad.

Asimismo, el borrador establece que para presentarse a la evaluación final los estudiantes de la ESO podrán hacerlo con un máximo de dos asignaturas suspensas siempre que estas no sean Lengua Castellana y Literatura, y Matemáticas de forma simultánea. En cambio, los estudiantes de Bachillerato deberán tener todas las materias aprobadas para poder presentarse al examen final para la obtención de la titulación.

No todas las materias serán evaluadas

Los estudiantes de ESO deberán evaluarse de todas las materias generales cursadas en el bloque de asignaturas troncales menos Biología y Geología, y Física y Química; para la obtención de su titulación. Los alumnos deberán escoger dos materias de bloque de asignaturas troncales correspondiente al currículo de cuarto curso, y una materia del bloque de asignaturas específicas cursada en cualquier año salvo Educación Física, Religión o Valores Éticos.

Por el contrario, los alumnos de Bachillerato se examinarán de todas las asignaturas generales pertenecientes al bloque de asignaturas troncales. Si estas han tenido una duración correspondiente a los dos cursos, sólo se tendrá el segundo año. LLos bachilleres también deberán superar el examen de dos materias del bloque de asignaturas troncales, computando como una única materia si tenían dos años de duración. Por último, será necesario superar el test de una asignatura correspondiente al bloque de materias específicas, quedando fuera de elección Educación Física ni Religión.
Según este documento, para la prueba final de Primaria el resultado de la evaluación se expresará en niveles para cada una de las competencias de ‘insuficiente’, ‘suficiente’, ‘bien’, ‘notable’ y ‘sobresaliente’. El resultado de las pruebas de ESO y Bachillerato se expresarán numéricamente en una escala del 1 al 10, con el 5 como nota de aprobado. Por último, el resultado en Lengua Cooficial y Literatura se tendrá en cuenta en la misma proporción que el de Lengua Castellana y Literatura.

La última selectividad en 2017

La evaluación final de Primaria se estrenará en 2016 y, aunque será de obligada realización para promocionar, no será necesaria superarla para obtener la titulación; asimismo, la evaluación de a ESO se empezará a aplicar en 2017 aunque no tendrá efectos académicos y en ese curso sólo se realizará una convocatoria. En la misma línea, la prueba final de Bachillerato de 2017 constará de dos convocatorias y se tendrá en cuenta para el acceso a la universidad y no para la obtención de la titulación de Bachillerato; poniendo así fin a las tradicionales pruebas de Selectividad.

Los alumnos de ESO y Bachillerato que no hayan superado la evaluación final por la opción escogida o quieran presentarse de nuevo para subir nota, podrán repetir el examen en convocatorias sucesivas previa solicitud, y se tomará en consideración la nota más alta de las obtenidas. De este modo, no será necesario que se evalúe de nuevo al alumnado que se presente en segunda o sucesivas convocatorias de las materias que ya haya superado, a menos que quiera elevar su calificación final.

Tanto el test final de la ESO como el de Bachillerato se dividirán en tres partes: competencias y estándares de aprendizaje evaluables asociados a las cuatro materias generales del bloque de asignaturas troncales (200 preguntas tipo test); competencias y estándares asociados a las dos materias de opción elegidas por el alumno del bloque de materias troncales (máximo de 100 preguntas) y competencias y estándares asociados a la materia elegida por el alumno del bloque de asignaturas específicas (máximo de 50 preguntas).

Las pruebas de evaluación final de ESO y Bachillerato tendrán una extensión máxima de 350 preguntas, que serán en formato de elección múltiple con cuatro alternativas y respuestas semiconstruidas. Las preguntas podrán tener varias respuestas correctas, siendo de elección múltiple. Asimismo, en el caso de la expresión de las mismas se empleará un formato de respuesta abierta.

Imagen: SeekingJesus’Sound

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...