Las aulas matinales, una opción para conciliar la vida laboral y familiar

En las aulas matinales se acoge a niños cuyos padres tienen que ir a trabajar antes del horario escolar. En estas aulas cuidan de los niños pero también fomentan en ellos la creatividad, la motivación, la lectura y la expresión oral y corporal con actividades creativas.

Se denomina aula matinal al espacio de acogida de niños en edad escolar antes de que empiecen las clases. Esto puede representar que algunos niños entren en la escuela hasta una hora y media antes que el resto. Si bien es una medida que favorece la organización de las familias, ya que de esta manera se compatibiliza el horario laboral con el escolar, puede resultar un poco fatigante para los niños el estar tanto tiempo en la escuela y tener que madrugar tanto cada día.

Actividades para niños en la biblioteca de la escuela.

Esta entrada tan temprana puede causar también problemas en las clases, sobre todo en las primeras, ya que habrá niños que prácticamente acabarán de despertarse, con la pasividad que ello conlleva, y otros que llevarán varias horas despiertos y activos. Los ritmos de aprendizaje variarán de unos a otros y el proceso global de la clase podría verse afectado.

En principio, estas aulas matinales pueden entenderse como una especie de guardería que amplía los horarios del colegio, donde se acoge a los niños y se les da el desayuno. Sin embargo, lo deseable (y lo que en muchos centros se lleva a cabo) sería que estas aulas fomentaran de alguna manera aspectos educativos y de crecimiento personal. Sería bueno que en ese tiempo de espera, los niños pudieran realizar actividades auditivas y visuales, como la lectura de cuentos, escuchar música, fomentar la expresión oral y corporal, etc., pero también otras actividades de corte lúdico (juegos, manualidades, representaciones, etc.) que fomentasen la participación y el compañerismo, de manera que el niño afrontase la jornada escolar con mayor interés.

Estos contenidos, complementarios a los propiamente lectivos del currículum escolar, deberían evitar, sin embargo, actividades que provoquen agotamiento físico o intelectual ya que, como hemos comentado anteriormente, esto perjudicaría el normal desarrollo de las clases. Sería recomendable una educación en valores en la que se fomente la creatividad, la motivación y la participación basándose en una metodología activa basada en el aprendizaje por descubrimiento (en el hacer cosas).

Unas aulas matinales de estas características suponen un beneficio para los niños a pesar de las dudas que sugiere el ‘aparcarlos’ en los colegios. La única duda que podríamos plantearnos es si se puede considerar conciliación de la vida laboral y familiar llevar a los niños al colegio hora y media antes o recogerlos tres horas después de las clases. Más que conciliación, esta posibilidad es una tabla de salvación para muchas familias que de otra manera no podrían mantener sus trabajos.

Foto por San Jose Library en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...