La UPO pone en marcha un programa de ayudas para situaciones sobrevenidas

La Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla ha puesto en marcha un programa de ayudas para alumnos con serias dificultades para proseguir sus estudios por circunstancias sobrevenidas. La institución estudiará caso por caso la solicitud para tratar de llegar a los alumnos en situaciones de más riesgo o emergencia.

upo

La Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla ha puesto en marcha un programa de ayudas de solidaridad para atender a sus estudiantes en riesgo de exclusión de la universidad por causas económicas, debidas a situaciones sobrevenidas. Por primera vez, la universidad dispondrá de un presupuesto específico para atender a los estudiantes que no pueden hacer frente a los pagos de sus estudios por una emergencia económica.

Los alumnos que se ven envueltos en problemas económicos por causas sobrevenidas se ven en una situación en la que no tienen suficiente capacidad de respuesta para realizar los pagos de sus estudios, según ha destacado la vicerrectora de Estudiantes, Cultura y Compromiso Social, Elodia Hernández León. En concreto, Hernández ha señalado que el rápido cambio de circunstancias económicas imposibilita pedir una beca o una ayuda para estudiantes universitarios, quedando desamparados.

Entre estas causas sobrevenidas, Hernández ha destacado que los jóvenes “se encuentran con que no tienen derecho a la beca del Ministerio, cuando en algunos casos se dan situaciones trágicas, de desempleo de los padres o incluso de orfandad”. Las becas disponibles no contemplan estas situaciones y por ello los jóvenes quedan excluidos del sistema de ayudas públicas. Por ello, la UPO ha creado un programa propio de 70 ayudas para casos sobrevenidos con el objetivo de que “nadie se vaya de la universidad por motivos económicos”.

La UPO ha desarrollado en el presente año una partida de 40.000 euros de los cuales la mitad irá destinada a fondos de ayudas de solidaridad, que derivarán en la creación de unas 70 becas para ayudar a alumnos en situaciones económicas sobrevenidas. La otra mitad de presupuesto se destinará a una bolsa de promoción propia de esta universidad, que se gestiona en colaboración con la Junta de Andalucía.

De este modo, la universidad dispone de un fundo para ayudar a sus alumnos con las necesidades económicas más urgentes y una bolsa cogestionada con la Junta de Andalucía que contempla unas 350 becas más 130 bonos de comedor. Igualmente, otras entidades externas ayudan a los estudiantes con circunstancias económicas graves como Cáritas Universitaria, la Obra Social de La Caixa y la Fundación Persán, la Olavide; que conjuntamente estará en disposición de becar a unos 600 estudiantes universitarios.

La convocatoria del fondo de becas propias para estudiantes en situación económica grave que hayan quedado excluidos de otras becas estará abierta hasta final de año o hasta el gasto del presupuesto disponible. Con todo, este fondo presupuestario podría verse ampliado y así llegar a más alumnos gracias a las donaciones de empresas y fundaciones. De momento, el equipo responsable de dirigir la universidad se encuentra manteniendo conversaciones con entidades privadas para conseguir ampliar el presupuesto para becas propias.
Con todo, los estudiantes matriculados en la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla podrán acceder a dos programas de ayudas económicas propias de la institución para poder proseguir sus estudios universitarios. Si bien han quedado fuera del programa estatal de becas universitarias o se han visto envueltos en una situación sobrevenida, los estudiantes de la UPO podrán solicitar una beca para cubrir los gastos de matrícula, manutención, transporte o comedor.

Unos 700 alumnos tienen dificultades económicas
Los estudiantes universitarios matriculados en la UPO disponen de diferentes ayudas para poder acceder y mantenerse en la universidad. En concreto, estas ayudas se dividen en conceptos como tasas académicas, manutención o transporte aunque las becas más solicitadas continúan siendo las de exención en el pago de la matrícula universitaria; según ha destacado la vicerrectora de la institución.

La vicerrectora de UPO ha destacado que en su universidad hay un centenar de estudiantes que se encuentran en una situación más crítica que los demás. Aunque en líneas generales la percepción de la universidad es que no hay una “mejora sustancial” en la situación económica de su alumnado, Hernández sí es optimista en pensar que los alumnos podrán seguir en el sistema educativo universitario. La responsable de estudiantes de esta universidad opina que las becas gestionadas por la institución podrán llegar al global de los alumnos en situaciones más precarias.

En el pasado ejercicio la universidad sevillana elaboró un registro en el que constaban unos 700 estudiantes considerados en situación de riesgo, de una manera u otra; aunque las principales causas fueron derivadas de la privación de la beca o situación económica familiar precaria, lo que hacía que pudieran precisar de algún tipo de ayuda. Con todo, Hernández insiste en que las solicitudes se estudiarán “caso por caso” para tratar de dar una ayuda adecuada a todos los alumnos en situaciones económicas sobrevenidas o muy graves.

Imagen: PublicDomainPictures

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...