La OCDE quiere evaluar competencias sociales en sus exámenes PISA 2018

Los exámenes PISA 2018 podrían introducir un nuevo cuestionario sobre competencias sociales, según han advertido desde la OCDE. El objetivo es medir la capacidad de los alumnos de interactuar con respeto en un mundo globalizado y una sociedad multicultural.

examen

La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) quiere introducir cambios en los exámenes de evaluación internacional PISA cómo los jóvenes de 15 años reaccionan ante ptras culturas, el grado de respeto hacia otras personas, el valor que dan a la dignidad humana y su responsabilidad. El nuevo cuestionario para medir las competencias sociales llegaría a las aulas de los países participantes en 2018.

El último encuentro entre los ministros de Educación del G7 ha sido el escenario elegido para presentar la propuesta de nuevos cuestionarios educativos, que introducirían competencias no académicas por primera vez. Los responsables educativos de Reino Unido, Francia, Italia, Alemania, Canadá, Estados Unidos y Japón están de acuerdo en tener una herramienta para medir las competencias sociales de su población más joven, además de las habilidades lectoras, matemáticas o científicas que tradicionalmente se han evaluado en PISA.

Por su parte, la directora del Gabinete de la OCDE Gabriela Ramos, quien presentó esta propuesta a los ministros de Educación en la reunión del G7, ha defendido que los nuevos retos a los que se enfrentarán las sociedades y la política dependerán de “la capacidad de las personas para actuar de forma ética y creativa”, manteniendo la colaboración con otros grupos para conseguir soluciones innovadoras para conseguir un mundo globalizado pero más justo.

El nivel de respeto hacia el resto de individuos o cultura, el valor de la dignidad humana y su nivel de responsabilidad sería evaluado en un nuevo apartado con el nombre ‘Competencia Global’. Estas competencias serían la “pieza central” de una visión más amplia” de lo que debe aportar la educación del siglo XXI a sus jóvenes; ha defendido Ramos. Asimismo, la prueba debe elaborarse de acuerdo a los valores de cohesión, equidad, y sostenibilidad para fomentar estas actitudes entre la población más joven.

La propuesta de la OCDE establece un examen de diversos componentes cognitivos del estudiante, como el análisis crítico de las formas de pensar, su capacidad para interactuar con otras personas con respeto, la empatía hacia los demás, el conocimiento y la comprensión de los problemas mundiales o el conocimiento intercultural; entre otras cuestiones. Sin embargo, no sería hasta los exámenes PISA de 2018 cuando este nuevo cuestionario llegara a las aulas de los países de la OCDE.

Integrarse en un mundo globalizado

El director de Educación y Capacitación de la OCDE, Andreas Schleicher, ha explicado que el documento ‘Global Competency in a Inclusive World’ hace hincapié en el papel de las escuelas como catalizadoras de una educación social. Shleicher ha afirmado que los centros educativos contribuir a que los jóvenes aprecien otras formas de pensar, perspectivas, ideas y valores que no sean los de su comunidad, aunque procedan de personas con otros orígenes culturales.

En opinión del director de Educación y Capacitación de la OCDE, los jóvenes tienen que desarrollar un mayor grado de respecto y confianza hacia personas procedentes de otras culturas, porque la movilidad internacional por motivos laborales hará muy probable trabajar con un equipo multicultural. La vida de las próximas generaciones será determinada por «cuestiones» que sobrepasarán sus «fronteras nacionales”, ha sentenciado Schleicher.

Desde la OCDE insisten en que el informe donde se valora la puesta en marcha del nuevo cuestionario sobre competencias sociales podría ayudar a conocer si los estudiantes de 15 años de los países participantes están preparados para la vida y el empleo en un mundo globalizado. Además de las cuestiones sobre respeto hacia los demás y otras culturas, también se podría evaluar su comprensión y análisis de noticias y cuestiones culturales fuera de su ámbito más próximo.

En este sentido, los responsables de Educación de cada país podrían conocer si los centros de enseñanza toman partido en la educación social de sus estudiantes, si fomentan esta visión de riqueza social a través de la multiculturalidad, así como los métodos que utilizan los centros con mejores resultados en este apartado. Otro punto que podría aportar el análisis de estas competencias sociales será la forma en la que los centros toman partido en la lucha contra estereotipos y prejuicios de género o culturales.

Los profesores también serán evaluados

El objetivo del nuevo cuestionario sobre competencias sociales de la OCDE es conocer si los alumnos tienen las herramientas y conocimientos necesarios para integrarse en un mundo cada vez más globalizado. Los responsables de las pruebas PISA han explicado que también es necesario evaluar el grado de preparación de los docentes para proporcionar la ayuda a las comunidades de jóvenes alumnos que integran cada escuela, así como saber sus estrategias para fomentar valores positivos ante la multiculturalidad.

La evaluación de los docentes y sus métodos de enseñanza de valores sociales estará en el punto de mira de las pruebas PISA 2018, si la propuesta de introducir estos criterios de evaluación sigue adelante. En consecuencia, el organismo internacional está estudiando medir esta “competencia global” en el Estudio Internacional de Enseñanza y Aprendizaje (TALIS) que se hace al claustro docente.

Imagen: examen vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...