La LOMCE se aplicará en Primaria, FP y un curso de la ESO

La Conferencia Sectorial de Educación ha acordado realizar la aplicación de la LOMCE por etapas educativas, siendo los estudiantes de Primaria, Formación Profesional y primero de la ESO quienes verán cambiados sus currículos primero. En cambio, los alumnos de Bachillerato y el resto de cursos de la ESO notarán la entrada en vigor de la LOMCE a partir del curso 2015-2016.

El Ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha acordado posponer la aprobación de los reales decretos que establecerán el currículo académico de los estudiantes de la ESO y Bachillerato, tal como instaban los distintos gobiernos autonómicos. En cambio, se aprobará el desarrollo reglamentario de los currículos correspondientes en aquellos cursos en los que la LOMCE entre en vigor; que son Primero de ESO, Primaria y FP Básica.

El Gobierno atenderá las demandas de las Comunidades Autónomas gobernadas tanto por el PP como por el PSOE, que venían reclamando al Ministerio de Educación más flexibilidad en el desarrollo reglamentario de los currículos académicos. Asimismo, las autonomías han conseguido las cifras con las que el Ejecutivo dotará aquellos cursos donde se implantará el modelo educativo de la LOMCE.

Asimismo, en la rueda de prensa posterior a la Conferencia Sectorial de Educación, Wert ha señalado que las modificaciones previstas en la ya aprobada reforma educativa para los tramos educativos de Primero de ESO, Primaria y FP suponen “un incremento del gasto”. No obstante, argumenta que parte de la inversión necesaria para implantar su modelo educativo podría financiarse a través del Fondo Social Europeo, que apoya las iniciativas a favor de la lucha contra el abandono escolar temprano.

El responsable de Educación se ha comprometido ante los responsables autonómicos del ramo a conseguir los 2.000 millones de euros hasta 2020 que se necesitan financiar la implantación de la nueva Formación Profesional Básica y la anticipación de los itinerarios formativos para cuarto curso de la ESO; dos puntos planteados como medio para no perder a los estudiantes de forma temprana. Con todo, 1.2000 millones procederán del Fondo Social Europeo y, el resto, provendrán de los Presupuestos Generales del Estado.

Los detalles del reparto de los fondos no se concretará hasta abril, fecha en la que Wert ha propuesto celebrar una Conferencia Sectorial de Educación donde se tratará este tema en exclusiva. No obstante, el titular de Educación sí ha adelantado que el Estado jugará un doble papel en su gestión ya que, por un lado, adelantará el importe a cada comunidad autónoma y, por el otro, aportará la parte que corresponde a las administraciones públicas. Sobre este punto, se trataría del 40% del presupuesto, es decir, unos 800 millones de euros.

Sin embargo, los 2.000 millones de euros que ha apuntado el Ministro “no es necesariamente” el coste total que tendrá la implantación de la Formación Profesional Básica y los itinerarios formativos de cuarto de la ESO. Wert ha argumentado que la LOMCE busca “la reducción del abandono escolar temprano” y eso implica “el mantenimiento en el sistema de un mayor número de alumnos”, lo que a su vez supone que los costes de la reforma “serán tanto mayores cuanto mayor sea el éxito de la ley”.

Eso es una cuestión a discutir en la revisión quinquenal del sistema de financiación de las comunidades autónomas y yo no comprometería una cifra porque tenemos que ir viendo qué resultados se van consiguiendo año a año y, en función de ellos, habrá que adoptar las previsiones que correspondan para atender al sobrecoste.

Las autonomías piden aplicar la LOMCE por etapas

La Conferencia Sectorial de Educación también ha servido para llegar a un acuerdo sobre el desarrollo reglamentario de la LOMCE, en cuanto a currículo educativo; un punto que algunas autonomías han pedido que se haga de forma fragmentada. Finalmente, se ha llegado al acuerdo de que sólo las etapas de Educación Primaria, Formación Profesional y primero de la ESO verán sus currículos afectados por la implantación de la normativa para el próximo curso.

Así pues, estaba previsto aprobar en los próximos meses dos decretos para fijar todos los contenidos de las etapas de la enseñanza obligatoria y postobligatoria (sin incluir la superior). Tras la reunión, se ha acordado que sólo dos normas relativas a los cursos que arrancarán en septiembre con las normas marcadas por la LOMCE sean aprobadas, previsiblemente en marzo. El currículo del resto de los cursos se definirá a través de un Real Decreto “en un momento ulterior”, que no afectará a las enseñanzas este curso 2014-2015.

Sin embargo, no todas las comunidades autónomas han quedado satisfechas con el acuerdo; ya que varias de ellas lanzaron críticas por la celeridad con la que se busca la implantación de la ley educativa. Al respecto, el Ministro de Educación ha apuntado que “respeta” a todas las autonomías pero ha hecho hincapié en que debe cumplirse el calendario de aplicación de la normativa porque “una clara mayoría de las comunidades autónomas” así lo ha pedido.

Son justamente aquellas comunidades gobernadas por partidos que han expresado su oposición radical a la LOMCE y su voluntad de derogarla quienes encuentran imposible llegar a tiempo a su desarrollo. Quizá es una coincidencia.

Durante el encuentro con el Ministro de Educación, las comunidades han elevado otras peticiones relativas a las enseñanzas obligatorias y a sus trabajadores. Así pues, se ha instado al Ministerio de Educación a colaborar en el desarrollo de iniciativas de formación del profesorado o que promueva una equiparación de titulaciones de idiomas para que los estudiantes cuenten con una certificación oficial del nivel alcanzado al final de cada etapa educativa.

Foto: Todd Binger

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...