La Generalitat Valenciana no concederá becas para libros

Las becas para libros de texto podrían suprimirse el próximo curso en la Comunidad Valenciana ya que la institución todavía adeuda a familias y libreros unos 47,2 millones por becas de otros años, según han anunciado técnicos de la administración. De momento, la Consejería de Educación ha comunicado que la convocatoria de ayudas se encuentra en ?fase de estudio?.

La Consejería de Educación de la Generalitat Valenciana estudia la posibilidad de eliminar las becas para libros de texto para el próximo curso escolar por falta de fondos. De momento, no se ha publicado la convocatoria para la solicitud de estas ayudas al estudio y, desde el departamento que dirige María José Català, se ha anunciado que todavía están en «fase de estudio».

La convocatoria de las becas para libros de texto de la Comunidad Valenciana queda en suspenso, según ha informado la propia Consejería de Educación. Según vienen atestiguando las familias más interesadas en esta ayuda al estudio, desde el teléfono de información general del Consell se explicaba que se realizaría una convocatoria. No obstante, la semana pasada se respondió abiertamente que no se hará una convocatoria de becas para libros, al menos, para estudiantes de secundaria.

Técnicos de la Consejería han justificado la decisión del Ejecutivo de evaluar la viabilidad económica de las becas para los libros de texto ya que la Generalitat todavía arrastra una deuda por las becas concedidas desde hace dos años. Estas fuentes anuncian que, según la situación económica de la Generalitat, lo más probable es que el próximo curso escolar «no haya convocatoria». En total, la Generalitat mantiene una deuda de 47,2 millones por becas y bonolibros de los dos cursos anteriores.

La suma que la Consejería de Educación adeuda a las familias y libreros desde 2011 por las becas para la adquisición de libros de texto supera los 47 millones de euros. El total de estudiantes que se beneficiaron de esta ayuda escolar el curso pasado fue de unos 238.000, que supusieron un desembolse de un poco más de 26,7 millones de euros para las arcas públicas. No obstante, un año después de la concesión y compra de los libros de texto, la Generalitat aún no ha abonado las becas a sus beneficiarios.

Asimismo, a los más de 107.000 alumnos de la ESO a quienes se les concedió la beca de libros en el curso 2011-2012 todavía no han recibido el importe de estas ayudas, a pesar de que la Generalitat se las concedió, adeudándoles una cifra cercana a los 11,3 millones de euros. Otro de los impagos que mantiene la Generalitat es con los libreros de la Comunidad Valenciana, a quienes les debe unos 9,2 millones de euros por los Bonolibros del curso 2011-2012; una ayuda que era universal para todos los estudiantes de Primaria hasta el curso pasado.

El presidente de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (AMPA) de la provincia de Alicante, Gabriel Miró, y el presidente de la Confederación Valenciana de AMPA (Covapa), Ramón López, han señalado que el retraso de la convocatoria de ayudas para el estudio es una crónica de una muerte anunciada. Para ambos estaba claro que la Generalitat pretendía suprimir estas ayudas.

Para argumentar su punto de vista han enunciado las repetitivas reducciones presupuestarias en materia de becas: «de los 42,4 millones de euros que se presupuestaron en el curso 2011-2012 para ayudas en la compra de libros de texto se pasó a este curso 2012-2013, a la mitad: 28,7 millones iniciales que volvieron a rebajarse en un 50% para el curso 2013-2014 con una partida de 14 millones de euros». No obstante, por una modificación de crédito aprobada por el Consejo, la partida definitiva que iba a ser destinada para la convocatoria de las becas para libros de texto del curso 2013-2014 habría descendido hasta unos 7,1 millones de euros.

«Han terminado por maquillar los presupuestos para comprar los libros del curso que viene, porque en realidad, se retrasa la partida de becas al no haber pagado convocatorias pasadas a las familias a las que se les concedió la ayuda, habiendo terminado ya el curso» ha concluido el presidente de Covapa. Una situación predecible para ambas organizaciones de padres y madres, que llevan viendo tres cursos seguidos cómo la partida para becas mengua y no se realizan los pagos.

Por su parte, los responsables de Educación reconocen que con la deuda que arrastra la institución en materia de ayudas al estudio difícilmente se podrá realizar la convocatoria para becas para el curso 2013-2014. Al respecto, la planificación económica fijada apunta a que el próximo mes se realizarán los primeros pagos de las becas de los cursos anteriores que todavía no se han abonado. De todas formas, ambas organizaciones continuarán pidiendo el pago de las becas de los cursos anteriores.

Después de situarse como una de las comunidades que más facilidades ponía para conseguir una ayuda al estudio, pues incluía a los estudiantes de Secundaria en las becas para la compra de libros de texto, y que antes las abonaba; la Comunidad Valenciana puede erigirse como la primera autonomía en suprimirlas por culpa del déficit que acumula. Una situación que hará que la vuelta al cole de este año sea un poco más difícil para muchas familias.

Foto: xornalcerto

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...