La experiencia docente contará más para ser profesor universitario

El Ministerio de Educación quiere cambiar el sistema de selección del profesorado universitario para el próximo año 2015. Actualmente, la trayectoria investigadora es el mérito más importante en los aspirantes; a lo que el Gobierno quiere añadir la experiencia en la enseñanza y un sistema de valoración en letras y no numérico.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte quiere dar más valor a la experiencia profesional y a la transferencia de conocimiento a la hora de optar a un puesto de profesor universitario. Actualmente, la trayectoria investigadora de los aspirantes a formar parte del cuerpo docente universitario es el aspecto más valorado; una característica que quiere ser cambiada para mejorar la calidad de la enseñanza universitaria.

El borrador del Real Decreto de Acreditación Nacional para el acceso a los cuerpos docentes modifica la valoración de los parámetros para acceder a la función de docente del sistema público universitario español; cambiando el texto aprobado en 2007 por el Gobierno socialista. El nuevo texto presenta como “aspecto esencial” una evaluación “más cualitativa” del aspirante al puesto de docente, lo cual revierte en una “valoración más justa y ponderada de la docencia e investigación del profesorado universitario”.

El documento ha sido presentado esta semana en la Mesa Sectorial de Universidades –formada por los sindicatos CC.OO, UGT, CSIF y CIG– para ser debatida en el seno de la Conferencia General de Política Universitaria con los responsables autonómicos de Educación la próxima semana. Asimismo, la nueva normativa continuará su debate en el Consejo de Universidades, del que forman parte los rectores de todos los campus españoles. El objetivo del Ministerio de Educación es que la nueva ponderación sea efectiva a principios de 2015.

El Ministerio de Educación adelantó el pasado jueves al periódico ‘El Mundo’ que el cambio en el modelo de selección del profesorado universitario era una “necesidad indudable”, ya que el sistema actual establecía que la transferencia de conocimiento quedaba integrada dentro de la investigación y la actividad profesional asociada a la docencia. El departamento que dirige José Ignacio Wert pretende considerar como “dimensión autónoma” la transferencia y actividad profesional, para mejorar de esta forma la calidad de la docencia universitaria.

Además, se ha argumentado que englobar la transferencia de conocimiento y la actividad profesional dentro de otros parámetros ha supuesto una “infravaloración” de estas características especialmente en el ámbito docente, donde son esenciales para poder enseñar correctamente a los estudiantes. “Ello conducía a una infravaloración de los méritos de transferencia y actividad profesional en ámbitos donde resultan particularmente relevantes”, argumentaban desde el Ministerio de Educación.

Así pues, el Ministerio de Educación continuará considerando como «esenciales» la capacidad de investigación y la docencia en los aspirantes a profesor universitario; de manera que se valorarán individualmente ambos aspectos. Sin embargo, en caso de no alcanzar el nivel solicitado, los aspirantes podrán compensar este hecho valorando tres dimensiones más: transferencia del conocimiento, actividad profesional, gestión y formación. Con todo, será necesario tener en cuenta más méritos para conseguir la acreditación de profesor universitario.

Valoración de ‘Excepcional’ a ‘Inexistente’

La evaluación de los méritos aducidos en la nueva normativa y debidamente justificados dará lugar a una clasificación alfabética (de la A a la E) del aspirante a docente universitario, cuando anteriormente se daba una puntuación numérica a estas capacidades. La razón del Ministerio para cambiar este sistema se basa en el objetivo de crear una evaluación más cualitativa y menos cuantitativa, que no sea una suma de cifras numéricas.

Por su parte, el presidente del área de Universidad del sindicato CSIF, Francisco Olivares, ha señalado que el nuevo sistema propuesto por el Ministerio de Educación no se aprecia que pueda ser “más difícil que el anterior”. Sin embargo, Olivares ha añadido que esto se podrá determinar cuando las distintas comisiones de evaluación redacten sus propios criterios en función de cada área. Aunque también valora que se eleven a más de una veintena las comisiones para incrementar la especialización de las mismas y evitar situaciones en las que, por ejemplo, “un profesor Veterinaria evalúa a un médico aspirante a profesor”.

Por ello, aprueba con “cierta cautela” el cambio normativo para el acceso a la función de docente universitario y ha señalado que faltan “muchos aspectos por aclarar y definir” en el documento presentado por el Ministerio de Educación. Como crítica, ha indicado que el ministerio no aclara exactamente el peso de cada uno de los requisitos en la evaluación.

Con todo, el presidente del área de Universidades de CSIF ha indicado que le parece “positivo” que se tenga en cuenta la experiencia profesional en la enseñanza de los aspirantes, pues hasta la actualidad la trayectoria investigadora era la que más importaba. La nueva normativa establece que los aspirantes a docente universitario podrán ser considerados como A (excepcional), B (bueno), C (compensable), D (insuficiente) y E (muy bajo o inexistente) en los méritos a considerar.

Imagen: PromoMadrid

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...