La creatividad en niños a través del dibujo

El dibujo es una de las formas de expresión más antiguas de la humanidad. Se utiliza el dibujo como una forma de comunicación desde la prehistoria, cuando los primeros hombres, a través de pequeñas figuras, dibujadas en rocas y en las paredes de las cuevas, manifestaban sus ideas y pensamientos entre sí. Al principio, usaban los dibujos para comunicarse, para expresar opiniones, ya que todo el mundo era prácticamente iletrado. Los dibujos funcionaban como escritura. Con el tiempo, el dibujo fue ganando nuevas formas, nuevos trazos, y se fue perfeccionando hasta la realidad actual. El dibujo es, por lo tanto, una representación gráfica de un objeto real o de una idea abstracta.

El dibujo y las etapas de los niños El dibujo es, casi siempre, la primera gran obra de los niños. Representa su primer gran tesoro expresivo ya que, a través de los dibujos los niños dicen muchas cosas de sí mismos. Puede ser que esta sea la razón por la cual muchos padres estén cada día más interesados por los dibujos que hacen sus hijos, es una forma de estimulación.

El dibujo se puede convertir, en algunos casos, en el termómetro del estado de ánimo del niño, ya que traduce lo que el niño siente, piensa, desea, o lo que a él le inquieta, le hace alegre o triste.

Cada niño es un mundo y eso se ve en sus dibujos. Si pides a un grupo de niños que dibuje a una casita en el campo, todos los dibujos saldrán distintos. Pueden parecerse en algo, pero jamás serán iguales. Además de eso, hay que considerar que los dibujos también siguen algunas etapas que podríamos señalar como:

la etapa del garabato – de los 3 a los 6 años de edad

la etapa del esquema – de los 6 a los 9 años de edad

la etapa intermedia – de los 9 a los 12 años de edad

la etapa de la reproducción fiel – de los 12 a los 14 años de edad.

la etapa de la representación espacial – a partir de los 14 años de edad.

Psicomotricidad

El dibujo es una actividad espontánea y como tal hay que respetarla y considerarla como la gran obra de los niños. Si el niño tiene ganas de dibujar, anímale siempre a que lo haga. Lo ideal es que todos los niños pudiesen tener, desde la más temprana edad, algún contacto con el lápiz y el papel. Empezarán con garabatos, y luego estarán dibujando formas más reconocibles.

Cuanto más dibujen los niños, mejor dibujarán, y más beneficios se notará en su desarrollo. El dibujo facilita y hace evolucionar el niño en la:

1-psicomotricidad fina

2- escritura y la lectura,

3- confianza en sí mismo

4- expresividad de emociones, de sentimientos y sensaciones

5- comunicación con los demás y consigo mismo

6- creatividad

7- formación de su personalidad

8- madurez psicológica

Estimular al niños a dibujar

Es importante respetar la espontaneidad y la naturalidad de los niños. En estas primeras etapas de los dibujos es aconsejable que no les corrija ni les imponga reglas ni técnicas de dibujo. Puede haber oferta variada de material. Además del lápiz, el niño puede dibujar y pintar con lápiz de cera, con rotuladores, e incluso con pintura de dedo.

El dibujo infantil debe ser expresado con libertad y no como obligación. No frenes la creatividad de tu hijo. La censura solo limitará su creatividad en esta etapa.Casi todas las ideas de los niños pueden expresarse en sus dibujos. Las actividades gráficas y plásticas representan un auténtico lenguaje para los niños. Les enseñarán a desarrollar sus habilidades motrices, les darán más libertad de expresión, y enriquecerán su mundo. El contacto con distintos materiales estimulará sus ideas y su expresividad.

El material y la técnica

Cuando existe un interés especial del niño por el dibujo se puede orientarle acerca de algunas técnicas, ofreciéndole diferentes materiales para que los pruebe. La técnica, en lo que se refiere al dominio instrumental, no necesita ser enseñada. Se adquiere con la práctica y experiencia. Al niño que le gusta mucho dibujar, cada vez se sentirá atraído por otros materiales, y así se irá creciendo en este mundo tan mágico que es el dibujo.

Conozca algunos materiales:

Lápiz de cera por su cómodo manejo, es el lápiz ideal para los primeros garabatos de los niños. Se puede encontrar lápiz de cera de distintas formas. Con puntas finas o redondeadas, y de todos los colores.

Tizas es un material suave, ligero y se rompe con facilidad. Por lo tanto, exige algo de habilidad en los niños para su utilización. Normalmente a partir de los dos años es interesante que ofrezcas algunas tizas y una pizarra al niño. Le ayudará a controlar la intensidad de su trazo.

Rotuladores son distintos colores y grosores. Son ideales para los trazos y contornos, y se los puede utilizar en todo tipo de papel. Permite controlar la presión muscular, desarrollar la coordinación y ejercitar el sentido de responsabilidad. Es difícil de borrar y por eso, exige más responsabilidad.

Témpera. Con pincel o a dedo, resulta ser muy divertida su utilización por los niños. Les permiten crear nuevos efectos, descubrir las mezclas de colores, adquirir nuevos movimientos de coordinación, ejercer distintas presiones del trazo, etc. Al pintar con la mano, el niño estará creando una interacción física y directa con el material. Disfrutará de sentidos como el tacto y el olor. Y favorecerá a su sentido de exploración.

El papel es tan importante como los lápices. Su formato, tamaño, bien como su color, irán a determinar los límites de los niños cuanto al dibujo. La textura determinará el tipo de lápiz que el niño va a utilizar.

En todo caso, los niños siempre reaccionarán de distintas maneras dependiendo del tipo de material que utilicen.

Cómo estimular al niño a dibujar

Cuando se estimula el niño a que dibuje le estará ayudando a que desarrolle su percepción, su emoción, e inteligencia. El niño contará con más medios para expresarse y adquirirá más práctica y experiencias. La potencialidad creativa que tiene un niño es enorme pero no siempre se reconoce eso ni se le ofrece la oportunidad de ponerlas en práctica.Una buena forma para estimular a tu hijo a que dibuje es creando un espacio, un rincón para colgar sus dibujos. Invítale a crear un espacio para una exposición de sus preferidos dibujos. Así que cuando vengan los amigos y familiares, podrán «visitar» a la exposición. El rincón puede ser en un cuadro de corcho, en la puerta del armario de la habitación, en el marco de atrás de la puerta de entrada de la casa, o en cualquier otro sitio.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...