La capacidad de adoptar un punto de vista ajeno

La adolescencia es un proceso de cabios que incluyen aquellos cerebrales; durante esta etapa de la vida se adquieren capacidades que en años anteriores no se poseían.

Un nuevo estudio realizado por un equipo de investigadores ingleses en Londres, demuestra que, en la etapa de la vida de la adolescencia, la capacidad del cerebro para adoptar el punto de vista de los demás aún está en pleno desarrollo. Es por esto que los jóvenes púberes tendrían una muy buena excusa para ignorar los pedidos de sus padres, pero esta vez de carácter científico.

La Teoría de la Mente en la adolescencia

La Teoría de la Mente en la adolescencia

Según se concluyó, la habilidad de inferir la perspectiva emocional, intelectual o visual de los demás se denomina «teoría de la mente», y esta habilidad mejoraría con la edad, como lo demostraron varias pruebas realizadas con un grupo de chicos.

Uno de los experimentos consistió en pedirles a los chicos que observaran cómo dos mascotas jugaban con una canica y luego la guardaban en una caja. Pero luego de jugar, una de ellas se fue y la segunda colocó la canica en una bolsa, en lugar de la caja.

Entonces, los investigadores les preguntaron a los chicos cuál era el primer lugar en el que la primera buscaría la canica. Los menores de 4 años dijeron que lo haría en la bolsa, pero los mayores ya sabían que se había equivocado, según una de las neurocientíficas del University College, de Londres, quien dirigió el estudio.


Sin embargo, estudios cerebrales por imágenes revelan que la mente de un adolescente necesita trabajar más que la de los adultos para inferir el punto de vista de los otros. Para probar la capacidad de niños, adolescentes y adultos de inferir la perspectiva espacial de los otros, el equipo usó un juego de computadora sencillo.

Un total de 179 mujeres, de entre 7 y 27 años, tenía que mirar una biblioteca en la que había pelotas de distintas formas y tamaños, ubicadas en cuatro filas diferentes. Algunos de los objetos estaban delante de un fondo oscuro, de forma que del otro lado de la biblioteca no pudieran verse. En cambio, otros objetos estaban delante de un fondo translúcido.

Les pidieron a las participantes que adoptaran la perspectiva de un hombre que estaba parado del otro lado de la biblioteca y que movieran la pelota pequeña a la izquierda, usando el mouse de la computadora. Tanto la pelota de golf como la de tenis eran visibles para las participantes, pero la de golf no era visible desde el punto de vista del observador. Entonces, la respuesta correcta era mover la de tenis.

Las menores de 10 años movieron la pelota equivocada en tres cuartos de los intentos. Las niñas de entre 10 y 13 lo hicieron mejor, mientras que las adolescentes respondieron mal en dos tercios de los intentos. Las adultas respondieron bien en más de la mitad. Esto demuestra que el cerebro todavía está en desarrollo durante la adolescencia, más precisamente el córtex medio prefrontal.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...