Juegos y dinámicas para aprender las horas

El proceso de comprensión de conceptos relacionados con el tiempo no es simple, ni rápido para los niños. Esta es una etapa que consta de varias fases y para la que son necesarias dinámicas, ejercicios y juegos que ayuden a los niños a entender cada uno de los conceptos.

Cómo enseñar la noción del tiempo a los niños

Uno de los aspectos que les resulta más difícil a la mayoría de los niños es comprender la noción del tiempo. Conceptos como ayer, hoy, mañana, o esta tarde, mañana a la mañana, esta noche, son conceptos que los niños deben aprender, y que muchas veces les resulta muy difícil de asimilar.

Explicárselos de manera verbal puede ser realmente difícil, y sobre todo complicado para los más niños, sin embargo, si utilizamos algunas didácticas, ejercicios, juegos y estrategias, la tarea puede ser más sencilla, ayudando a los chicos a transitar por este proceso lento y paulatino que significa aprehender la noción del tiempo.

Dentro del proceso de adquisición de la percepción de temporalidad participan dos componentes importantes. Por un lado, el orden. La forma de entender la distribución y sucesión de los hechos y cambios que ocurren. Mientras que por el otro, la duración. Esta constituye el aprendizaje del tiempo físico con sus medidas (días, semanas, meses, años, horas, etc.).

La evolución de la temporalidad en los niños consta de diferentes etapas:

De 0 a 2 años: En esta etapa la percepción temporal está asociada a las necesidades biológicas. El bebé toma conciencia de las nociones básicas de mañana, tarde o noche en función de sus tiempos de sueño o alimentación. 

Enseñar las horas a los niños

De 2 a 6 años: En esta etapa el chico comienza a tomar conciencia de las nociones de velocidad, iniciando la clasificación de los acontecimientos en orden de sucesión.

Desde los 5 o 6 años: A partir de este momento, y una vez adquiridos los conocimientos básicos de «orden» temporal, se debe empezar a trabajar sobre la «duración» para que el niño aprenda las unidades convencionales de tiempo.

Para ello podemos utilizar las siguientes actividades:

Enseñar las partes del día: Para enseñar estos conceptos podemos utilizar elementos característicos de cada una de estas etapas del día. Por ejemplo, el sol en el día, la luna y las estrellas en la noche. También podemos asociar actividades que se realizan en el día con este momento de la jornada, y asociar actividades que se realizan por la noche para enseñar este momento del día. Estas actividades le ayudarán a los niños a comprender mejor cada uno de los conceptos.

Antes-ahora-después: Estos conceptos pueden ser enseñados mostrándoles un álbum de fotos donde puedan observar cómo eran ellos antes y como son ahora. Como eran antes sus padres, y como son ahora. También podemos proponerles nombrar cosas que se deban hacer antes y después de determinada actividad.

Ayer-hoy-mañana: Para estos conceptos podemos utilizar un sencillo juego. Dividiremos una cartulina en tres partes (ayer-hoy-mañana) y le pediremos a los más chicos que dibujen, cada día, sus actividades en cada periodo para que se fijen en la correlación que hay entre los tres. Preguntarles constantemente que han hecho ayer y que han hecho hoy también colabora para que el niño comience a afianzar los conceptos.

Fuente: Consumer

Foto 1: Reloj por sfer en Flickr

Foto 2: Niño con reloj por Fotograma! en Flicrk

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...