Juegos de presentación para niños de Primaria

El inicio del curso escolar supone la temida vuelta al cole, que puede ser algo difícil para los niños que empiezan una nueva etapa, cambian de maestros o asisten a un colegio nuevo. Para facilitar la adaptación, la primera hora de clase puede dedicarse a hacer diferentes juegos de presentación para que los niños se conozcan y se fomente el compañerismo.

El inicio del curso escolar está a la vuelta de la esquina y muchos niños van a clase por primera vez, en aulas donde los juegos y la diversión de la etapa de Educación Infantil han quedado atrás. En general, los pequeños repiten colegio y compañeros de clase pero también es un momento en el que otros niños nuevos llegan a clase y los maestros son distintos. Una forma de integrar a los niños desde el primer día consiste en dejar los libros y cuadernillos apartados por unas horas y hacer unos juegos de presentación.

  • Balones presentadores: En clase de gimnasia o en un aula despejada, los escolares forman un círculo. El profesor, que puede formar parte del mismo, lanza una pelota diciendo su nombre. El niño que recibe la pelota debe presentarse, diciendo su nombre, y pasando el balón –chutado, lanzado o como quiera– a otro compañero para que siga la cadena. El juego se complica cuando el maestro, tras varias presentaciones, introduce un segundo y tercer balón.
  • Me llamo X y me pica aquí: Este juego de presentación para grupos de niños de primaria puede realizarse en una clase, los niños forman un círculo donde puedan verse bien los unos a los otros. Uno de los niños empieza el juego diciendo cómo se llama y, a continuación, dice un sitio donde le pica y se rasca en esa zona. El alumno de su derecha debe recordar el nombre y la zona donde le picaba al anterior compañero y añadir su nombre y otra zona. En caso que uno de los niños no recuerde un nombre puede ser ayudado por el profesor u otro estudiante.
  • La doble rueda: Los niños se dividen en dos grupos de igual número, con la participación del docente si es necesario para ser pares. Un grupo forma un círculo agarrados por los brazos, mirando hacia el exterior; mientras que el otro grupo se coge de las manos –dándose espacio– y rodea al otro círculo, de modo que unos se miren a los otros y formando así parejas. A la señal del profesor, las redas deberán girar hacia la izquierda, para que a la segunda señal se rompa el círculo y los escolares busquen a su pareja. Una vez la encuentren, deben sentarse en el suelo. La última pareja en encontrarse queda eliminada.
  • Palomitas saltarinas: en un aula despejada, los niños se esparcen por la sala de forma separada. Una vez hecho, se ponen de cuclillas y se encojen todo lo que pueden. A continuación, el profesor les explica que ellos son granos de maíz en una sartén muy caliente y que cuando él dé una palmada, los granos explotan y se convierten en palomitas de maíz. En el salto, si se dan con otro compañero, quedan ‘pegados’ y se deben dar las manos o agarrarse del brazo. Las explosiones de los granos se van repitiendo hasta que se formen unos cuantos grupos de alumnos; ganando aquel grupo más numeroso.

Imagen: Brianfit

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 1,50 de 5)
1.5 5 2
Loading ... Loading ...