Es la hora de hacer el pesebre

Montar un pesebre es muy divertido. Es un juego, pues cada personaje tiene un rol determinado y el pequeño puede imaginarse la escena e incluso representarla. Al fin y al cabo, lo que hace cuando juega con sus muñecos. Hoy os explicamos los pasos esenciales para ello, y os recomendamos permitir que el niño participe en todos ellos

Sí, quizás nos estemos adelantando un poco a la llegada de la Navidad. Pero pronto llegará diciembre, y con él las calles llenas de luces y villancicos. También los mercados navideños, normalmente situados en una plaza del centro histórico de las ciudades, especializados en todo tipo de decoración navideña. En España, sobre todo figuras para el pesebre, toda una tradición que con el paso de los años ha dejado de entender de creencias. Y es que sí, el pesebre representa el nacimiento de Jesús, uno de los episodios más destacados de la religión cristiana. Pero para muchos este significado se ha difuminado hasta convertirse solo en una costumbre cultural. Si a nuestros niños les visitan los Reyes Magos para traerles regalos, tampoco hay ningún problema en que monten el teatrillo navideño por excelencia.

La única escena imprescindible del pesebre


Y es que montar un pesebre es muy divertido. Es un juego, pues cada personaje tiene un rol determinado y el pequeño puede imaginarse la escena e incluso representarla. Al fin y al cabo, lo que hace cuando juega con sus muñecos. Hoy os explicamos los pasos esenciales para ello, aunque lo más importante es invitar al niño a que participe en todos ellos:

  • Buscar dónde montarlo. Debe ser una superficie lisa y estable. Es habitual aprovechar una estantería, mesita o mueble, espacios que hay quien cubre con una tabla de madera. En caso de que tengáis animales en casa, aseguraros de que el lugar escogido queda fuera de su alcance. Los gatos, por ejemplo, adoran destrozar pesebres.
  • Pensar cómo será y qué figuras necesitamos. ¿Será un pesebre básico que solo represente el portal de Belén? ¿O por el contrario será una escena con pastores, poblados, río….? De todo ello dependerá el material a comprar. No obstante, hay elementos a los que siempre recurriremos. Así, por ejemplo, el musgo es obligado. Puede ser natural o artificial. Recomendamos el segundo por una cuestión ecológica y para evitar el riesgo de insectos y gusanos. Para elementos como el río, por ejemplo, podemos tirar de un poco papel de plata y no calentarnos más la cabeza. Lo demás, por supuesto, va a gustos.
  • Preparar la zona. Se recomienda cubrir la tabla o la base con un plástico, liso y perfectamente pegado a la superficie, de tal modo que proteja el mueble en cuestión de suciedad y posibles ralladuras.
  • Repasar la estructura del pesebre en base al espacio disponible y preparar el paisaje. ¿Dónde irá cada cosa? Una vez lo sepamos, empezamos a diseñar el curso del río (si lo hay), marcar el camino con serrín o similares, etc. El musgo siempre es lo último.
  • Es la hora de las figuras. Empezaremos con aquellas que simulan objetos o plantas, como los poblados o palmeras, y acabaremos con las humanas. San José, la Vírgen María, el Niño y el Ángel Anunciador son los básicos. El buey y la mula, los pastores adorando a Jesús o los tres Reyes Magos ya se acercan al ámbito de lo opcional. Y a partir de ahí, todo lo demás es secundario y abierto a la imaginación. Hay quien incluso le pone gnomos, o personajes que nada tienen que ver con la escena.

Caganers de personalidades políticas y futbolísticas de Cataluña y España

En Cataluña, por ejemplo, es esencial la figura del Caganer. Un hombre con barretina, sombrero típico del lugar, que defeca tranquilamente y sin complejos. Más allá del clásico, es habitual que se diseñen Caganers inspirados en los personajes más destacados del año y que se vendan en las ferias navideñas. Así, por ejemplo, puede que el niño disfrute mucho con la ‘versión Caganer’ de alguno de sus ídolos. Los hay de Leo Messi, Cristiano Ronaldo, Fernando Alonso, Spiderman, Tintín o Michael Jackson, entre muchos otros.

Preparar un pesebre es muy sencillo y hará las delicias de tus hijos. De aquí un mes estaremos en pleno día de Navidad. ¿Por qué no empezar a prepararse?

Fotos: Amio Cajander. y factoria Wasichu en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...