Guía de Padres para ayudar a sus hijos con las tareas escolares

Organización, un ambiente adecuado y no involucrarte demasiado son algunas de las premisas que deben primar en tu cabeza a la hora de ayudar a tu hijo con las tareas escolares.

Haciendo los deberes escolares

Las tareas o deberes escolares son una parte importante del proceso de aprendizaje de los niños, además de una buena forma que tienen los padres para involucrarse y estar al tanto de lo que se le está enseñando al niño.

La mejor forma de asegurar una experiencia de aprendizaje productiva mientras se hacen las tareas dependerá del niño. Estar atrapado en un escritorio, en un cuarto aislado de ruidos y solo no siempre es la mejor manera de aprender.

Cuando tu hijo llega a casa del colegio, es importante discutir cómo pasó su día escolar y encontrar las tareas que le han sido designadas para el hogar. Esto te permite a ti y a tu niño a crear un plan para terminar la tarea.

Algunos niños preferirán concentrarse en sus deberes y terminar la tarea antes que tenerla en mente toda la tarde. Otros necesitan un pequeño receso mental para hacer las tareas. Cualquiera de los dos panoramas es correcto, en tanto se haya planeado de esas maneras desde un inicio.

Es importante también brindarle a tu hijo un bocadillo sano o la cena antes de que empiece a hacer sus tareas. El hambre puede ser una distracción mayor, y los niños usualmente están buscando alguna excusa para dejar de hacer las tareas.

Elimina las posibilidades de distracción dándole un bocadillo sano, de preferencia con proteína, como por ejemplo: una pieza de pan con mantequilla de maní, una fruta, un emparedado, etc. Ese tipo de bocadillos son los que van a mantener los niveles de energía altos y alejarán a tu niño de que se sienta letárgico.

Finalizando las tareas escolares

Lo siguiente es definir el lugar perfecto en donde se sentará a hacer las tareas. Este puede ser un escritorio en su cuarto, en la mesa de la cocina o en un cuarto de estudio. Cualquier área es ideal en tanto se encuentre alejado de distracciones.

Nunca permitas que tu hijo haga su tarea con el televisor encendido. Algunas personas prefieren la música de fondo, y los estudios han demostrado que esto puede ser beneficioso para pensar, en contraposición a un cuarto que está en silencio. Antes de que tu niño se siente a hacer sus tareas, asegúrate de que tenga todo lo necesario a la mano, que haya ido al baño y que tenga un vaso con agua cerca.

Cuando te haga una pregunta, debes prestarle atención y responder inteligentemente sin involucrarte mucho en la perfección de las cosas que haga. Recuerda que está aprendiendo y no todo va a ser perfecto como lo haría un adulto.

Recapitulando, las cosas más importantes que debes recordar son: ayúdalo a estar organizado, provéele un ambiente confortable y resuelve sus preguntas sin involucrarte demasiado.

Foto 1 de Cayusa en Flickr

Foto 2 de woodleywonderworks en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...