Formación en las Escuelas taller y Casas de oficio

Las Escuelas taller, Casas de oficio y Talleres de ocupación son programas públicos de empleo que funcionan como centros de trabajo y formación cuya finalidad es formar y facilitar el trabajo a los jóvenes desempleados con una baja formación educativa, para que estos se involucren y trabajen en diferentes proyectos de utilidad pública o interés general. Con estos programas, los jóvenes adquieren un oficio, experiencia laboral y conocimientos necesarios para insertarse en el mercado laboral. Conozcan más de estos programas y de las ayudas económicas que brindan.

Jovenes formandose y trabajando en actividades para la sociedad

Las Escuelas taller, Casas de oficio y Talleres de ocupación son programas públicos de empleo que funcionan como centros de trabajo y formación cuya finalidad es formar y facilitar el trabajo a los jóvenes desempleados con una baja formación educativa, para que estos se involucren y trabajen en diferentes proyectos de utilidad pública o interés general.

Los jóvenes que reciban formación en estos programas públicos de empleo se relacionarán en proyectos de empleo orientados a la recuperación del patrimonio, al medio ambiente y la atención de personas, entre otros, adquiriendo los conocimientos y habilidades propias de un oficio para poder insertarse en el mercado laboral.

Creados en 1985, tienen una gran participación en la sociedad y muchos jóvenes son los que se interesan en estas casas de oficio, escuelas taller o talleres de ocupación. Quizás el principal atractivo que los jóvenes ven en estos programas es que se focalizan en la formación de ocupación. Es decir que con estos programas los jóvenes pueden formarse, adquirir experiencia laboral y aprender las técnicas para buscar empleo o lanzarse con un autoempleo.


¿Quiénes pueden ser alumnos de una Casa de Oficio o Escuela Taller?

Los colectivos que pueden ser parte de estos centros de formación, que son promovidos por entidades públicas o privadas sin ánimo de lucro, son los que cumplan las siguientes condiciones:

  • Ser mayor de 16 años y no haber cumplido los 25 años.
  • Estar inscriptos en las oficinas de empleo como desempleados.

¿Cómo se desarrollan los programas de formación en estos centros?

Quienes se apunten a una Escuela taller tendrán una formación cuya duración oscila entre uno y dos años. Así mismo, la formación se divide en dos etapas:

  • Primera etapa: Seis meses de formación profesional teórico práctica en la que se incluyen los conocimientos necesarios para evitar los riesgos laborales en el trabajo. En esta etapa las jóvenes que asistan reciben una ayuda económica en concepto de beca de formación.
  • Segunda etapa: Entre seis y dieciocho meses en donde los alumnos trabajadores suscriben un contrato de trabajo para la formación con la entidad promotora. Los alumnos, por este contrato, reciben el 75% del salario mínimo interprofesional vigente y realizan trabajos de utilidad pública y social.

Respecto las Casas de oficios, quienes se apunten a ellas tendrán una formación de un año de duración. También hay dos etapas. La primera etapa es idéntica a la primera etapa de las Escuelas taller y la segunda etapa también es igual a ella pero con la salvedad de que solamente son seis meses de contrato.

La importancia de estos centros de formación es que ofrecen herramientas, conocimientos y formación precisa para que los jóvenes puedan insertarse o reinsertarse en el mercado laboral. Así, independientemente de las ayudas económicas de la primera etapa de ambos centros, o del 75% del salario mínimo vigente de la segunda etapa, estos programas forman a los jóvenes con un oficio útil y necesario, os da experiencia laboral y también brinda otras ayudas relacionadas al mercado laboral.

Una buena alternativa de formación para los jóvenes desempleados.

Fuente: Red Trabaja

Foto: Escuela taller por Presidencia del Gobierno de Canarias en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...