Evaluaciones psicopedagógicas para evaluar la lecto-escritura

Para evaluar y detectar si los niños presentan algún problema en la lectura o escritura existen diversas evaluaciones psicopedagógicas. Algunas se realizan a nivel general, para poder analizar el nivel intelectual de los pequeños, y otras son más especificas y se orientan a la evaluación concreta de determinados aspectos de la lecto-escritura. Veamos aquí algunas de estas evaluaciones.

Evaluaciones psicopedagógicas para evaluar la lecto-escritura

Para evaluar y detectar si los niños presentan algún problema en la lectura o escritura existen diversas evaluaciones psicopedagógicas. Algunas se realizan a nivel general, para poder analizar el nivel intelectual de los pequeños, y otras son más especificas y se orientan a la evaluación concreta de determinados aspectos de la lecto-escritura.

Pero antes de que los niños realicen las evaluaciones son entrevistados. Y si de estas entrevistas surge la sospecha de que ellos presentan dislexia, trastorno de la expresión escrita o algún otro problema relacionado con la lectura o escritura, son evaluados con diversas pruebas psicopedagógicas, las cuales son una buena herramienta para estos casos.

Evaluaciones psicopedagógicas

Para el nivel intelectual. Para evaluar este aspecto se utilizan pruebas verbales como el Wisc-R, o su actualización que se denomina Widc IV, o el K-ABC de Kaufman; y pruebas no verbales como el Test de Matrices Progresivas de Raven o el Toni-2.

Realizadas las pruebas y obtenidos los resultados se podrá conocer una medida de la capacidad intelectual de los niños de manera global, y se tendrá un perfil de los diferentes factores mentales implicados.

Para el análisis especifico de lecto-escritura. En este punto se pueden considerar las siguientes pruebas:

  • EI TALE. Con este instrumento se puede investigar, de forma rápida y detallada, el nivel general y las características esenciales del aprendizaje de la lectura y de la escritura. Consta de dos partes, una de lectura y otra de escritura, y a su vez cada una presenta varias pruebas (Tea Ediciones).
  • PROESC. Con esta evaluación, que se aplica a niños de 3° de primaria hasta 4° de secundaria, se ahonda en los procesos de la escritura. Se evalúan los principales procesos implicados en la escritura y en la detección de errores.

Para la evaluación percepción visual y maduración viso motriz. Aquí se pueden aplicar las siguientes herramientas:

  • FROSTIG. Desarrollo de la percepción visual. Esta evaluación se centra en los retrasos de la madurez perceptiva de los niños que presentan dificultades en el aprendizaje. Abarca cinco aspectos de la percepción visual: Coordinación visomotora, Discriminación figura-fondo, Constancia de formas, Percepción de posiciones en el espacio, y Relaciones espaciales.
  • Test de BENDER. Este test permite obtener una valoración de la madurez viso motora de los niños como también de diversos aspectos de sus temperamentos.

Para el estilo cognitivo. Aquí se puede utilizar el MFF-20. Esta es una prueba que valora el constructo reflexividad – impulsividad y según los especialistas es una muy buena herramienta para analizar el rendimiento académico y la adaptación personal y social de los niños.

Fuente: Psicodiagnosis

Foto: Nena escribiendo por Mariano Pernicone en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...