Estudiar a la universidad alarga la vida

Estudiantes universitarios

Estudiantes universitarios

Estudiar en la universidad siempre se ha considerado beneficioso para conseguir una mayor calidad de vida, pero también contribuye a alargar la vida de quienes han pasado por una facultad. Un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) concluye que los estudiantes universitarios viven más tiempo que aquellas personas sin estos estudios: las mujeres alargan su vida hasta cuatro años, mientras que los hombres viven hasta ocho años más.

Las mujeres europeas tienen una media de vida más larga que los hombres, con 83 años frente a los 77 de los varones. No obstante el estudio demuestra que los hombres de 30 años con estudios superiores pueden vivir hasta 51 años más, alcanzando los 81 años. Las mujeres con estudios universitarios, por su parte, notan más ligeramente las ventajas de haber cursado una carrera pues la esperanza de vida femenina llega a los 87 años.

El estudio de la OCDE revela diferencias dentro de los licenciados europeos, principalmente en Europa Central. En la República Checa un hombre de 30 años con estudios universitarios vive una media de 17 años más que sus conciudadanos que no han pisado una facultad. En el sur las diferencias entre personas con y sin estudios superiores son menos notables; por ejemplo, en Portugal la diferencia entre estos dos colectivos es de tan solo 3 años.

El estudio demuestra que la educación ayuda a mejorar las expectativas laborales y las posibilidades dentro del mercado laboral, pero también incrementa la salud, la participación ciudadana y ayuda a contener la violencia. Los adultos entrevistados en el estudio de la OCDE han demostrado que, a más nivel educativo, existe más implicación en actividades cívicas o colectivas como voluntariados, interés político o participación electoral en los individuos.

A pesar de que la educación ayuda a mejorar el nivel de satisfacción personal, el nivel de bienestar de los países también contribuye a paliar las diferencias de longevidad entre las personas con estudios universitarios o sin estos estudios. Especialmente esta diferencia se hace patente entre los países nórdicos y los estados de Europa central: en Dinamarca todos los entrevistados presentan un nivel de satisfacción por encima del 90%, mientras que en la República Checa las diferencias oscilan entre el 30% y el 80%, según el nivel de estudios.

¿Y cuál es la situación en España? Los adultos con educación primaria y secundaria afirman estar satisfechos con su vida en un 70% de los casos; mientras que en las personas que han cursado estudios universitarios, el nivel de satisfacción aumenta hasta el 90%. A este dato, sumado una esperanza de vida elevada hacen que los españoles con estudios tengan una longevidad superior a la de sus conciudadanos.

Fuente: elpais.com
Foto: Universidad EAFIT

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...