Estimulación cognitiva para enfermos de alzheimer

En nuestro último artículo os informamos de la publicación de los nuevos Cuadernos Rubio contra el alzheimer, que en breve se venderán en farmacias y que están pensados para la estimulación cognitiva de los afectados por esta enfermedad. Pero, ¿en qué consiste este tipo de estimulación? ¿cómo puede aplicarse? Hoy nos adentramos un poco más en el tema.

En nuestro último artículo os informamos de la publicación de los nuevos Cuadernos Rubio contra el alzheimer, que en breve se venderán en farmacias y que están pensados para la estimulación cognitiva de los afectados por esta enfermedad. Pero, ¿en qué consiste este tipo de estimulación? ¿cómo puede aplicarse? Hoy nos adentramos un poco más en el tema.

Están demostrados sus efectos positivos



Los ejercicios de estimulación cognitiva se llevan a cabo en dos estapas fundamentales de la vida humana: la más tierna infancia y la vejez. En este último de los casos se están tomando en especial consideración, sobre todo tras detectarse sus efectos positivos en pacientes que se encuentran en una primera fase de alzheimer o demencia. En ese sentido, varios estudios han demostrado que la estimulación cognitiva no solo pone freno al deterioro que produce esta enfermedad, sino que incluso mejora la calidad de vida del paciente y de quienes le rodean. No sorprende por tanto que incluso algunas comunidades autónomas empiecen a ofrecerlo como servicio público a domicilio.

Este tipo de estimulación actúa sobre el deterioro cognitivo, que hace referencia a cualquier alteración de las capacidades mentales superiores. Se clasifica en distintos tipos según su nivel de afectación y, según definición de la Fundación ACA, en el caso de la demencia consiste en el «deterioro global persistente, sin alteraciones en el nivel de conciencia, que interfiere en el ámbito social y/o laboral y que aboca a la incapacidad para el autogobierno de la persona«. Al conservarse la conciencia y producirse la pérdida de capacidades, uno de los primeros efectos de este deterioro influye en la autoestima del paciente. Y de ahí que los ejercicios de estímulo cognitivo tengan que llevarse a cabo de un modo muy determinado para que surjan el efecto deseado. E aquí algunos consejos.

  • Los ejercicios de estímulo cognitivo deben trabajar sobre las capacidades residuales, es decir, aquellas que el paciente aún no ha perdido. Hacerlo sobre las otras generaría frustración en el enfermo.
  • El paciente debe realizar sus ejercicios bajo supervisión activa y constante de otra persona.
  • También hay que adaptarlos al caso individual de cada persona.
  • Deben llevarse a cabo en un entorno tranquilo.
  • Es necesario estructurar la sesión con flexibilidad, adaptándola al ritmo del paciente.

Con todo ello el paciente mejora no sólo su autoestima, sino también su autosuficiencia. Por lo tanto, estos ejercicios son de lo más recomendables, aunque siempre tras o bajo el asesoramiento de profesionales. Quienes deseen ir más allá, en los siguientes enlaces encontraran información sobre la estimulación cognitiva, así como ejercicios y recursos:

Infogerontologia.
Volver a empezar. Ejercicios prácticos de estimulación cognitiva para enfermos de alzheimer.
Guías de estimulación cognitiva.

Foto: En la Vereda por alefot en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...