Escuelas para padres: educar a educadores

¿Cuántas veces nos sentimos culpables por reacciones de nuestros hijos?, ¿Cuántos padres tienen hijos que hacen rabietas, o un adolescente entrando en la rebeldía? Por otro lado, ¿alguna vez vuestros hijos se han aislado, traído malas notas de la escuela, presencia de hiperactividad? A aquellos padres que estén en alguna de estas situaciones y no sepan cómo abordarla, les aconsejo las “Escuelas para padres”. Veamos de qué se tratan.

Las escuelas de padres, una opción interesante

Las escuelas de padres, una opción interesante

Como padres, ¿cuántas veces nos sentimos culpables por reacciones de nuestros hijos?, ¿Cuántos padres tienen hijos que hacen rabietas, o un adolescente entrando en la rebeldía?. Por otro lado, ¿alguna vez vuestros hijos se han aislado, traído malas notas de la escuela, problemas con compañeros, presencia de hiperactividad? Podría nombrar muchas situaciones más, pero en todas se evidencia una situación preocupante para los padres respecto del actuar de los hijos o alguna situación particular que no saben cómo abordar, como en el caso de niños superdotados.

¿Cómo poder manejar mejor estas situaciones? ¿Cómo poder ayudar a nuestro hijo en estas situaciones? ¿Cómo hacer para que desaparezcan estas situaciones? A aquellos padres que estén en alguna de estas situaciones y no sepan cómo abordarla, les aconsejo las “Escuelas para padres”.

En la educación de nuestros hijos debemos afrontar muchas cosas, y para sobrellevar aquellas situaciones difíciles, nada mejor que asistir y tomar la ayuda de las Escuelas de Padres, una excelente herramienta para solucionar los conflictos diarios que se presentan en el hogar.

Muchos padres suelen sentir frustración e impotencia ante actitudes y actuares de los hijos, pero a veces pasa por la desinformación, ya que muchas de dichas reacciones son normales de la etapa evolutiva en la que están los niños. No obstante, las Escuelas de Padres enseñan esto y transmiten pautas y conocimientos para que puedan comportarse ante dichas situaciones, y también ante conductas que son inapropiadas, pudiendo superar los sentimientos negativos que tienen.

La gran mayoría de los padres que asisten a una Escuela de Padres, por no decir todos, experimentan cambios muy productivos en la educación de sus hijos. Estas escuelas son una gran ayuda, tanto para entender el porqué de las actitudes de los niños, como para sobrellevar ese momento y darle una solución.

La meta, y para lo cual trabajan con tanto empeño estas Escuelas, es mejorar y potenciar las habilidades educativas de los padres, un aspecto esencial para contribuir a una mejor formación de nuestros hijos, basada la relación de padres-hijos, en una relación de compañerismo y entendimiento.

Los padres que vean a estas Escuelas de Padres como una buena alternativa para mejorar la relación con sus hijos y entenderlos mejor, les comento que existen varias de estas escuelas para que puedan asistir. También existen diversas modalidades; presenciales, virtuales; teniendo en cuenta que muchos padres trabajan y les resulta difícil la conciliación de tiempos.

Existen escuelas que son creadas por entidades privadas, como también por las administraciones autonómicas y locales, como así también por los propios colegios o por asociación entre los mismos padres. A su vez, cada escuela suele orientar los cursos según la etapa evolutiva del niño, o bien por situaciones precisas, como el caso de niño con hiperactividad, superdotados, etc.

Foto: Escuela de padres por Chewonki Semester School en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...