Entre el instituto privado y el instituto público

La elección entre un instituto público y un instituto privado puede condicionar la educación de las personas. Por eso los padres toman tantas precauciones a la hora de escoger entre un tipo de centro y otro. Los institutos públicos poseen los mejores profesionales de la enseñanza, pues son los que han aprobado unas oposiciones. Mientras que los institutos privados parece que tienen menos casos de violencia. Sin embargo, no debemos condenar a los centros públicos por algunos casos de este tipo que se hayan producido.

En los institutos públicos no siempre reina la anarquía

Cuando nuestro hijo termina el colegio, nos aborda la siguiente cuestión: ¿matricularlo en un instituto público o en uno privado? Para resolver este dilema son muchos los padres que hacen una tabla de pros y contras. He aquí algunos de ellos.

En primer término, hay muchas familias que, aunque quisieran, no pueden costearse un colegio privado; por lo que no les queda más elección que inscribir a sus hijos en uno público. Pero la cosa no está tan mal como parece. Bien es cierto que a estos centros no va precisamente la creme de la creme de la sociedad, sin embargo tampoco es la “jungla”, como algunos dicen. En los colegios públicos encontramos a los mejores profesionales de la enseñanza, aquellos que han logrado su puesto de trabajo a base de esfuerzo –el que requieren unas oposiciones–. También de ella salen personas extraordinarias y excelentes estudiantes. Y es que entre los “temibles” niños de la E.S.O. (Enseñanza Secundaria Obligatoria) también se encuentran joyas. De hecho, muchos de estos alumnos, algunos de los cuales vienen de barrios obreros, son los que más valoran las cosas de la vida y, entre ellas, la enseñanza.


En segundo término, existen otras muchas familias que no quieren ni oír hablar de la enseñanza pública. Creen que sus hijos quedarán “contaminados” por los que no tienen más remedio que ir a este tipo de centros. Por eso los matriculan en colegios privados. Sin embargo, estar en uno de éstos no significa que tu hijo vaya a ser más brillante. Bien es sabido que también en los colegios privados existen alumnos que no dan un palo al agua y que se dedican a molestar a los compañeros. El caso de España no es como el de los Estados Unidos o el de Inglaterra, donde la enseñanza pública tiene unos alarmantes niveles de violencia. Aunque hayan ocurrido acontecimientos aislados de violencia escolar –muy sonados, por otra pare, en los medios de comunicación– se puede decir que en España gozamos de una educación pública más que aceptable. Bien es cierto que el fracaso escolar es desproporcionado si se compara con otros países como Finlandia. Pero como ya dije en un post anterior, hay que plantearse seriamente si el modelo educativo español, dirigido principalmente a que los alumnos de secundaria sigan sus estudios en la Universidad, es el más adecuado para una economía en la que sobran licenciados y falta mano de obra profesional.

Foto: Gonzalo Barroso

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 2
Loading ... Loading ...