El Maestro y los niños Hiperactivos

Los niños hiperactivos precisan de un maestro activo, dinámico. No debe conceptualizar el proceso de enseñanza y aprendizaje de una manera estática. Al contrario, debe compartir la actividad del alumno hiperactivo y tratar de controlarla, no de limitarla. Para ello existen dinámicas, juegos educativos, en la que los niños, además de estar en acción, puedan desarrollar sus capacidades.

El Maestro y los niños Hiperactivos

El Maestro y los niños Hiperactivos

En los últimos días hemos abordado un tema que ha sido de gran interés para muchos, la hiperactividad. Hemos hablado de los niños Hiperactivos. Más en concreto hemos dado un perfil, reunido algunas características,  de los chicos con esa patología. Como les he prometido, vamos a seguir desarrollando esta temática. En esta oportunidad, haciéndonos referencia a cómo debe un maestro actuar cuando tiene dentro de su grupo a un niño Hiperactivo.

Lo primero que debemos saber es identificar a aquel chico, podemos tener en cuenta las características del post anterior, pero, sobre todo, debemos evitar confundir el déficit de atención con hiperactividad. ¿A qué me refiero? Los niños hiperactivos precisan de un maestro activo, dinámico. No debe conceptualizar el proceso de enseñanza y aprendizaje de una manera estática. Al contrario, debe compartir la actividad del alumno hiperactivo y tratar de controlarlo, no de limitarlo. Para ello existen dinámicas, juegos educativos, en la que los niños, además de estar en acción, puedan desarrollar sus capacidades.

Para trabajar con ellos se recomiendan espacios amplios que permitan el cambio constante de actividad, como así también ejercicios de relajación.

Podemos alinear algunos puntos:


Mantener el equilibrio: El docente debe marcar límites cuando es necesario, aunque debe ser flexible en determinados momentos. No le debe exigir al niño que se quede quieto mucho tiempo en su silla, pero tampoco puede permitir todo lo contrario.

Ubicarse cerca del niño: Es muy útil que el maestro se siente cerca del niño para poder prestarle mayor atención.

La integración de los chicos

La integración de los chicos

No etiquetar al niño: Relacionarse con sus compañeros suele ser una de las mayores dificultades de los niños Hiperactivos. Es tarea del docente intentar corregir esto, enseñándoles un correcto comportamiento. Sin embargo, es necesario que esta tarea se realice sin culpabilizar al niño.

La integración del niño: Este punto tiene mucho que ver con el anterior, es importante que el docente se encargue de ayudar en la integración del niño, tanto dentro del aula como en toda la escuela.

Ambientes tranquilos: En las primeras líneas hablábamos de que eran necesarios ambientes amplios para que faciliten el cambio de actividades constantemente, pero también es necesario que esos sitios sean tranquilos, permitiendo el relajo de los niños.

Los Premios: Cuando el niño realice una acción digna de ser felicitada, hágalo, felicítelo y prémielo. Los niños hiperactivos responden muy bien a este tipo de estímulos.

Todos esto puntos pueden colaborar para que el maestro realice mejor su labor. Sin embargo, lo más importante es que el docente comprenda y asimile el trastorno del niño. Debe informarse sobre él, pero sobre todo, debe evitar humillarlo o contestarle en los mismos términos. Evitar insistir siempre sobre todo lo que hace mal.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...