El Gobierno da luz verde al decreto sobre las prácticas universitarias

El Consejo de Ministros ha aprobado el decreto por el cual se regulan las prácticas universitarias externas, estableciendo los derechos y deberes de los alumnos y los tutores de prácticas. Asimismo, se ha hecho la distinción entre prácticas curriculares y prácticas solicitadas por el propio estudiante, que quedan reguladas para que no se perjudiquen las horas de estudio.

El Consejo de Ministros ha aprobado el Real Decreto que regula las prácticas académicas externas para los estudiantes universitarios, en la que se confirma la exención del 100% de la tributación para este tipo de actividades. La medida sobre las prácticas universitarias ya se recogió previamente en el Real Decreto-ley de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia, aprobado el pasado 4 de julio de este mismo año.

De este modo, el Gobierno ha dado luz verde a la normativa en la que se recoge y precisa los fines que se pretenden alcanzar con la regulación de las prácticas universitarias, que son de carácter académico y no profesional. Asimismo, se regulan las prácticas académicas externas, como se establece en el Estatuto del Estudiante Universitario; distinguiendo entre dos modalidades: las prácticas curriculares y extracurriculares.

El primer grupo engloba a las prácticas que se configuran actividades académicas integradas dentro del plan de estudios del alumno, con una duración que establezca el plan de estudios correspondiente. Las prácticas extracurriculares serán aquellas que realice el estudiante con carácter voluntario dentro de su período de formación universitario y que no se engloben dentro del plan de estudios y contempladas en el Suplemento Europeo al Título. Estas prácticas tendrán una duración preferiblemente no superior al 50% del curso académico, como se establecía en la regulación anterior.

La normativa establecida por el Consejo de Ministros a instancias del Ministerio de Educación incluye otros criterios para la conformación del proyecto formativo en que se concreta la realización de cada práctica y se regulan los Convenios de Cooperación Educativa. Sobre este punto, se establece un contenido mínimo y se recoge la posibilidad de establecer convenios marco y la participación en los mismos, como una parte más, de las entidades gestoras de prácticas vinculadas a la Universidad.

Derechos y obligaciones de los estudiantes

El Real Decreto en el que se regulan las prácticas universitarias también define los requisitos a cumplir por parte de los estudiantes becarios, además de fijar los derechos y deberes de los alumnos y sus tutores de prácticas. A más, se fija la realización de informes y memorias en los que con los resultados de las prácticas, y se precisa el contenido mínimo que debe tener el documento acreditativo de haber realizado la formación, que se incorporará al suplemento europeo del título.

El Real Decreto recoge también algunas directrices sobre la oferta, difusión y adjudicación de las prácticas externas universitarias. Los puntos más destacados dentro de estas recomendaciones son que las universidades priorizarán a los estudiantes que tengan prácticas curriculares frente a los que soliciten prácticas extracurriculares, o que la realización de las prácticas debe conllevar el menor sobreesfuerzo económico para los estudiantes.

Por último, el documento aprobado por el Consejo de Ministros establece que, dado el carácter formativo de las prácticas académicas externas universitarias, se diferencia de un puesto de trabajo. Así pues, de su realización no pueden derivarse las obligaciones propias de una relación laboral, ni su contenido podrá dar lugar a la sustitución de la prestación laboral propia de puestos de trabajo; ya que se trata de un período formativo para estudiantes universitarios y no de un trabajador en un puesto de trabajo.

Imagen: DeaPeaJay

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...