El desarrollo de los bebés

Los primeros meses de un bebé son esenciales para su desarrollo. Durante los primeros 18 meses de vida se llevan a cabo algunas de las etapas más importantes para una persona. Y la estimulación, en esta parte de la vida, resulta ser muy positiva teniendo en cuenta lo antedicho. Recuerden que con la estimulación temprana se favorece de forma significativa al desarrollo del bebé.

El desarrollo del bebé

El desarrollo del bebé

Los primeros meses de un bebé son esenciales para su desarrollo. Durante los primeros 18 meses de vida se llevan a cabo algunas de las etapas más importantes para una persona.

La estimulación, en esta parte de la vida, resulta ser muy positiva teniendo en cuenta lo antedicho. Recuerden que con la estimulación temprana se favorece de forma significativa al desarrollo del bebé, contribuyendo al desarrollo de la inteligencia, la personalidad y el perfil del bebé.

Adicionalmente, se debe tener presente que durante el desarrollo motor normal del pequeño, se producen muchos cambios. A grandes rasgos, el desarrollo normal va madurando gradualmente; desde la postura del bebé, su enderezamiento, equilibrio y más hechos que hacen al desarrollo motor y destreza normal.

Por lo tanto, se pueden establecer algunas etapas del bebé como centrales para su desarrollo. Estas etapas son los denominados  “hechos llamativos”, en donde los pequeños adquieren ciertas habilidades, preparándose para afrontar otras actividades, cada vez más complejas. En estos momentos, los padres puedan estimular al pequeño, contribuyendo a pasar cada etapa de él de una mejor manera.


Veamos algunas de las etapas más importantes del desarrollo de un bebé, durante los primeros meses de vida:

Tres meses: En esta etapa es cuando el pequeño se prepara para la orientación en la línea medio, cuando comienza a extender el tronco y las extremidades inferiores.

Etapas importantes del bebé para estimular

Etapas importantes del bebé para estimular

Cinco meses: Aquí ya se ha adquirido más extensión y simetría. El pequeño ya levanta la cabeza, extiende y abduce sus extremidades, se sostiene con los brazos extendidos y comienza a agarrar diferentes objetos. Durante esta etapa se pueden dar las reacciones denominadas Landau y de paracaidismo, las cuales son parte de la creciente aptitud del niño para la extensión anti gravitacional. El equilibrio todavía no es pleno, pero comienzan a aparecer las primeras señales de éste.

Siete a ocho meses: En este tiempo el pequeño adquiere la rotación dentro del eje de su cuerpo, se produce el enderezamiento del mismo. A partir de los ochos meses ya puede permanecer sentado sin necesidad de apoyarse o sostenerse en algo, a lo sumo se apoya con los brazos sino logra mantener el equilibrio. También el pequeño empieza a traccionar con las manos para ponerse de pie, pero todavía no puede sostenerse sobre las manos y las rodillas.

Nueve a 10 meses: Comienza a gatear, puede girar estando sentado, y se inicia a caminar tomándose de algunos muebles de su alrededor o con ayuda de alguna persona.

Conociendo esta información, los padres pueden estar atentos y ayudar al mejor desarrollo de estas etapas esenciales en la vida de una persona. Pero también recuerden que todos los niños se desarrollan de una forma determinada y con tiempos propios. La información brindada es a nivel genérico.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...