El Consejo de Ministros aprueba las bases de las reválidas de Primaria

El Consejo de Ministros ha dado luz verde al real decreto por el que se establecen las características de las pruebas de evaluación externa de final de Primaria. Las conocidas como reválidas regresarán al sistema educativo a finales del presente curso 2015-2016.

primaria

El Consejo de Ministros ha dado luz verde al real decreto en el que se establecen las características generales de las pruebas de evaluación final en la etapa de Primaria, que recoge la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) para el curso 2015-2016. Las pruebas finales tendrán el objetivo de evaluar las habilidades adquiridas en Lengua, Matemáticas, Ciencia y Tecnología de los alumnos que terminen Primaria.

En la rueda de prensa celebrada después del Consejo de Ministros, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha afirmado que España sigue la tendencia internacional mayoritaria en los países de la OCDE al incorporar las reválidas en Primaria. Asimismo, la ‘número dos’ del Ejecutivo ha indicado también que el informe PISA apunta que los países que emplean exámenes externos de evaluación “tienden a un mejor rendimiento” académico.

Sáenz de Santamaría ha hecho hincapié en que con la incorporación de las reválidas en las etapas de Primaria -y próximamente en Secundaria y Bachillerato-, España se suma a al «tendencia internacional mayoritaria» de los estados que conforman la OCDE. Disponer de pruebas externas estandarizadas permite «garantizar la homogeneidad» de las competencias evaluadas en todo el territorio, que a su vez servirá como garante de la «igualdad en la educación de todos los españoles».

Por su parte, el ministerio de Educación explica que el objetivo de la prueba de evaluación externa de Primaria es “diagnosticar las dificultades de aprendizaje” en las competencias de lingüística, matemática, ciencia y tecnología; ya que el resultado de las reválidas no condicionará el acceso a la etapa de la ESO. Conocer estas dificultades propias de cada alumno “facilitará la transición” entre Primaria y Secundaria, además de “orientar e informar sobre las necesidades de intervención, mejora o adaptación curricular”.

Las comunidades autónomas que cuenten con lenguas cooficiales, también será objetivo de análisis los conocimientos en este segundo idioma oficial y sus resultados se incluirán en la evaluación de la competencia de comunicación lingüística, siempre en la misma proporción que las pruebas de Lengua Castellana. De este modo, los Gobiernos autonómicos contarán con un diagnóstico del conocimiento real y las posibles carencias de sus estudiantes en el idioma propio.

Las pruebas de evaluación externa tendrán un coste presupuestado cercano a los 1,5 millones de euros en su primera edición. En concreto, los presupuestos del Ministerio de Educación para el año 2016 –correspondientes a la primera prueba, que se celebrará en junio de 2016– incluyen una partida de 1.451.930 euros que se destinarán a financiar la realización de las reválidas en la etapa de Primaria.

Además de regular las características de las pruebas para final de Primaria, el texto aprobado por el Consejo de Ministros incluye una previsión específica para regular la vía de obtención del título de la ESO para los titulados en Formación Profesional Básica que finalicen sus estudios en junio de 2016 (curso 2015-2016) y en junio de 2017 (curso 2016-2016). Con la anterior normativa, los alumnos de Formación Profesional Básica debían esperar hasta junio de 2018 para obtener la titulación.

El real decreto apunta que los estudiantes de esta vía formativa podrán conseguir el título “siempre que en la evaluación final del ciclo formativo, el equipo docente considere que han alcanzado los objetivos de la ESO y adquirido las competencias necesarias”. De este modo, el Consejo de Ministros da respuesta a un problema que había sido planteado por las comunidades autónomas y representantes del sector, quienes veían que los primeros alumnos de la FP Básica no podían acceder al título en Secundaria antes de 2018.

Medio millón de alumnos harán la reválida de Primaria

Las evaluaciones externas de final de etapa de Primaria serán individualizadas y censales, lo que implica que los 481.375 estudiantes que actualmente cursan el último año de Primaria en centros públicos, privados y concertados deberán hacer una reválida antes de pasar a Secundaria. La aplicación y corrección de las pruebas la realizarán los profesores funcionarios, pero no pertenecientes al centro de estudios de los niños.

Los niños que presenten necesidades específicas de apoyo educativo como podrían ser una discapacidad, la dislexia u otras disfunciones específicas de aprendizaje, personal o historia escolar no realizarán los mismos exámenes que el resto de sus compañeros. Para estos casos, los niños podrán acceder a pruebas adaptadas a sus características, según ha explicado el Ministerio de Educación sobre los exámenes de reválida de Primaria.

Los padres, madres y tutores legales de los estudiantes podrán solicitar la revisión de los resultados de las pruebas de evaluación externas ante el organismo competente de cada administración educativa. Asimismo, cada administración podrá poner en marcha planes específicos de mejora de los centros de enseñanza en función de la situación inicial, la evolución de los resultados obtenidos año tras año y siempre atendiendo a “la problemática socioeconómica del entorno”; según destaca el Ministerio de Educación.

Características de la reválida de Primaria

El resultado de las pruebas de evaluación final de etapa de Primaria no constará de una nota numérica, sino que se expresará en forma de calificación por niveles. El Ministerio de Educación ha explicado que el resultado se expresará en los siguientes niveles para cada una de las competencias: Insuficiente (IN), Suficiente (SU), Bien (BI), Notable (NT) y Sobresaliente (SB).

Según el Marco General de la Evaluación final de Primaria, publicado por el Ministerio de Educación en mayo, elaborado por el Grupo de Trabajo de Evaluación e Información, la prueba constaría de hasta 200 preguntas. Las características formales de la prueba marcan que al menos el 40% de las preguntas que contenga el examen de evaluación serán tipo test, por lo que el resto deberán ser desarrolladas por los alumnos.
No obstante, este aspecto no aparece regulado en el decreto aprobado este viernes por el Consejo de Ministros. Según han indicado fuentes del ministerio de Educación, en el documento aprobado en mayo la composición de las pruebas era una propuesta; es el Gobierno quien determina únicamente los criterios de evaluación, estándares de aprendizaje y, más adelante la fecha en que deben realizarse, pero no cómo se hacen las pruebas, ya que depende de las administraciones educativas autonómicas.

El PSOE promete derogar la LOMCE

El secretario de Educación del PSOE, José Miguel Pérez, ha anunciado que los ‘socialistas’ se comprometen a derogar la LOMCE y a eliminar las reválidas de la etapa de Primaria. Según destaca Pérez, las pruebas de evaluación externa de Primaria están pensadas para “segregar” a los estudiantes y “nada tienen que ver con la calidad” del sistema educativo o de mejora del rendimiento académico.

La evaluación del sistema para mejorar resultados es bueno, pero utilizar la evaluación para segregar, como pretende el PP, nada tiene que ver con la calidad. Las reválidas son un mecanismo ineficaz que poco o nada tienen que ver con la calidad educativa y que en nada refuerzan la igualdad de oportunidades.

Los ‘socialistas’ entienden que estas pruebas no son planteadas como una herramienta de diagnóstico para los estudiantes y el sistema educativo, sino un método de segregación de los estudiantes en función de su rendimiento académico. Por ello, el PSOE se ha comprometido a suspender las pruebas si su partido llega al poder y a “poner en marcha un proceso de diálogo social y político” para elaborar una nueva Ley de Educación que tenga “el acuerdo de todos”.

Las declaraciones de Pérez tienen lugar después de la aprobación, este viernes, del Real Decreto que regulará estas pruebas en la etapa de Primaria, pues el Gobierno todavía no se ha aprobado los decretos para ESO y Bachillerato. Con todo, los socialistas han recalcado su compromiso de derogar la LOMCE una vez lleguen al Gobierno, un objetivo que comparten con el resto de partidos políticos de la oposición.

Foto: gpointstudio

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...