El club de los cinco de John Hughes

El club de los cinco es una comedia norteamericana de los años 80 que juntaba al rebelde, al deportista, al empollón, a la pija y a la rara en una misma habitación, castigados a pasar el sábado por la mañana en el instituto. En esta película se muestran cinco estereotipos juveniles que han perdurado a lo largo de los años y que, todavía hoy en día, se pueden ver en los centros de enseñanza.

Cartel de la película El club de los cinco

El rebelde, el deportista, el empollón, la pija y la rara. Seguro que en tu instituto algún alumno respondía o responde a estos estereotipos. Pues bien, imagínate a estas cinco personas castigadas a pasar un sábado en la biblioteca del instituto, sin poder salir hasta las cuatro de la tarde. Podrían saltar chispas, sin duda. Bajo esta premisa arranca The breakfast club, mal traducida al castellano como El club de los cinco, comedia de culto de los años 80. Precisamente este año se cumplen 25 años de su estreno, iniciando de esta forma el género de películas juveniles.

Muchas veces los jóvenes se dejan llevar por las imágenes que salen en televisión o en Internet e intentan copiar unos determinados modelos de conducta. Estos modelos se ven reflejados en el aspecto físico de cada cual. Por eso, El club de los cinco, dirigida por John Hughes, es una película muy representativa de cómo se vestía la sociedad en los años 80. Aunque transcurre en un centro en las proximidades de Chicago, la globalización ha hecho que estos estereotipos también se den en otras partes del globo terráqueo.  Sin embargo, la película, en la que destacan la presencia de Emilio Estévez, Molly Ringwald y Ally Sheddy, trata de desenmascarar estos estereotipos y darles forma humana, demostrando que el rebelde, el deportista, el empollón, la pija y la rara pueden convivir juntos –aunque sólo sea por unas horas–, hablar, divertirse y ser cómplices. Así que por muy diferentes que parezcan los jóvenes, tanto en los años 80 como en el siglo XXI, en realidad no lo son tanto.


Con todo esto quiero decir que la juventud pretende comportarse de la manera que, a través de los medios de comunicación, se comportan sus héroes, y esto lo hacen para esconder las semejanzas que pueda tener con el compañero de al lado. En la adolescencia todos queremos ser los más originales, que nadie se parezca a nosotros: ser distinguibles entre la masa, o dicho de otra manera, llamar la atención. Y es que esta llamada de atención no es sino una respuesta de nuestro organismo para que el resto del mundo sepa y conozca que ya no somos niños, que nos estamos haciendo un hueco entre el mundo adulto. En definitiva, El club de los cinco es una película que sabe mostrar las particularidades de cada uno de los estereotipos en los que se encasillan los jóvenes, sin perder de vista su humanidad y sus ganas de decirle al mundo que la juventud ya ha superado la infancia.

Foto: zandland

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...