¿Educación pública, privada o concertada?

Este es el tema que está ahora caliente en la calle. El Partido Popular ha impulsado toda una serie de recortes en sanidad y educación pública que ha desatado la ira de muchísimos estudiantes porque lo que el Gobierno pretende es impulsar los centros concertados (aquellos que están entre lo público y lo privado). En concreto, la polémica medida anunciada por Mariano Rajoy ha sido que cada alumno universitario tendrá que pagar hasta 540 euros más por la primera matrícula de la carrera. Concretamente, la cuota a pagar por los estudiantes de las universidades públicas irá desde el 15 hasta el 25 por ciento. Hasta ahora, la media española se situaba únicamente en el 15 por ciento y el 85 restantes corría a cuenta del Estado. Además, la horquilla se ampliará cada vez que el alumno suspenda una asignatura, de forma que la cuota en la segunda matrícula puede ascender hasta un 40% del precio a pagar por el estudiante, hasta un 75% en la tercera matrícula y hasta un 100% en el cuarto año. La crisis económica aprieta al país y los recortes empiezan a afectarnos a todos.

Escuela infantil

Conocer el ambiente en el que convivirá el estudiante es fundamental.

Pero, más allá de la cuestión económica, lo que muchos padres y estudiantes se preguntan es qué tipo de educación es la mejor de todas. ¿Es mejor un centro público que uno privado? ¿Es mejor un colegio concertado que uno privado? La búsqueda de colegio es una cuestión complicada que puede llevarnos tiempo porque requiere una reflexión madura que nos ayude a tomar la mejor decisión para el futuro. Para empezar, es necesario tener en cuenta las diferencias entre cada tipo de centro:

1. Centro público: Es aquel que sostenido con fondos públicos y controlado públicamente por el Ayuntamiento, el Ministerio de Educación, etc. imparte los ciclos educativos obligatorios (desde los 6 hasta los 16 años. La enseñanza es laica y gratuita, respeta las diferentes creencias y es ajena a prácticas doctrinarias. Los estudiantes son admitidos en el centro según determinados factores, tales como la renta familiar, la proximidad del centro con el domicilio y la presencia de otros hermanos o hermanas en el centro.

2. Centro concertado: Son centros privados que establecen un acuerdo con la Administración pública para ser subvencionados con fondos públicos. Esto les obliga a seguir algunas normas del Ministerio de Educación, pero, al contrario que en los centros públicos, los concertados suelen estar regidos por religiosos con ideario propio. Aunque la enseñanza está subvencionada por el Estado, el resto de servicios del colegio deben pagarlos los padres (comedor, transportes, actividades extraescolares…), por lo que el concertado siempre será un poco más caro que el público.

3. Centro privado: La educación no es gratuita, sino que son los padres del niño quienes costean los gastos de la matrícula. Ser admitido o no depende exclusivamente del dinero que pagues. Dicha educación está gestionada por una persona física o jurídica. El centro mantiene un ideario, siempre respetando la Constitución y los derechos universales. La oferta de actividades extraescolares (deportes, idiomas…) suele ser más extensa aquí porque de estos extras procede una buena parte de sus ingresos.

Elegir un centro u otro muchas veces no dependerá tanto de las diferencias entre lo público y lo privado, sino en que se adapten bien a las necesidades de los padres: que esté cerca de casa, que ofrezca actividades extraescolares, que impulse el dominio de idiomas, que las comidas sean saludables, que las instalaciones sean más nuevas… Lógicamente, por encima de esto, manda el dinero. El factor económico es lo que marcará de primeras el hecho de que nuestro hijo pueda ir o no a un centro privado. Si una familia no cuenta con ingresos altos, recurrirá siempre al centro público. Para hacernos una idea, el gasto de un alumno al año en un centro público puede ser de 100 euros. En un concertado, de 300 euros. Y en un privado en torno a los 2.500 euros. Estas cantidades aproximadas dependerán siempre de los servicios contratados.

El tema del profesorado también es importante. ¿Son mejores los profesores de los centros privados? Bueno, los mitos mitos son. No hay una regla matemática que valga universalmente en este caso. Existen colegios públicos con un justificado excelente prestigio y otros que no cuentan con esa garantía de calidad. Y existen colegios privados muy caros que no te aseguran que vaya a ser mejor que uno gratuito. A la hora de decantarnos por uno u otro, podemos indagar bien sobre cada colegio y recurrir a las opiniones de gente de confianza que lleven a sus hijos a ese centro y puedan ayudarnos a decidirnos. También es recomendable visitar el propio centro y observar todos los puntos citados anteriormente, ser testigos del ambiente que se respira en el centro, del estado de las instalaciones, los recursos formativos, la presencia del profesorado, el tipo de estudiantes que conviven allí, etc.

Son muchos detalles a tener en cuenta, pero en última instancia la decisión es nuestra. Aunque las medidas políticas adoptadas por un gobierno, como está ocurriendo en la actualidad, nos empujen a tomar un camino único.

Fuente: aprendelo.com
Foto: krossbow

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...