Dirigentes europeos piden mejorar el acceso de las niñas a la educación

Altos dirigentes europeos han hecho pública una carta conjunta en la que piden a la comunidad internacional mejoras en el acceso a la educación, especialmente para las niñas. Según datos, unos 250 millones de niñas de todo el mundo han abandonado la escuela o han fracasado en el aprendizaje de la lectura y la escritura.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso; junto con las primeras ministras de Dinamarca y Noruega, Helle Thorning-Scmidt y Erna Solberg, y la presidenta del Consejo Ejecutivo de la Alianza Global para la Educación y ex primera ministra australiana, Julia Gillard, y también el comisario europeo de Desarrollo, Andris Piebalgs; han pedido en una carta abierta una mayor inversión en la educación. Además, han defendido el derecho universal a la educación tras denunciar la discriminación que sufren las niñas para acceder a la enseñanza.

En la misiva conjunta, han denunciado que las niñas tienen mayores dificultades para recibir clases y este rechazo a veces se produce de forma violenta. Como ejemplo, han puesto el secuestro de más de 200 niñas en Nigeria, acción que han condenado así como a la banda terrorista yihadista Boko Haram. Ante situaciones, han apelado a la unidad de la comunidad internacional para defender el “derecho de todos los menores, niñas y niños, a la educación”, luchando porque ningún colectivo sea discriminado en el acceso a la educación.

El derecho a la educación, especialmente para las niñas, es rechazada en demasiadas ocasiones, a veces con violenta como demuestra el reciente secuestro de más de 200 niñas escolares en Nigeria. Esto es completamente inaceptable.

Los dirigentes han pedido a “todos los donantes y países de desarrollo socios” que aumenten su apoyo al acceso universal a la educación. Aunque en la carta el presidente de la Comisión Europea, las primeras ministras de Dinamarca y Noruega y la presidenta del consejo Ejecutivo de Alianza Global para la Educación ha destacado los “progresos considerables” en el acceso a la educación; todavía hay 57 millones de menores que no asisten a la escuela primaria y unos 250 millones de niños que no terminan la escuela o fracasan en obtener las capacidades básicas de lecturas y escritura.

Al respecto, han destacado que las niñas son uno de los colectivos que mayores dificultades tienen para acceder y terminar los estudios básicos, situación que también se da entre niños y niñas con discapacidades. Por ello han pedido un mayor apoyo para este colectivo, que tiene más probabilidades de enfrentarse a la discriminación y a la violencia, teniendo que abandonar la escuela y su educación. Una disparidad de cifras que aumenta en la etapa secundaria, cuando las niñas se ven presionadas socialmente para abandonar sus estudios y centrarse en formar una familia, con lo que eso conlleva.

Y en secundaria, la disparidad de género frecuentemente aumenta, dado que las menores se ven presionadas para abandonar la escuela para casarse, tienen niños o trabajan en casa.

El acceso universal a la educación todavía es un objetivo, más que una realidad. En la carta abierta, los dirigentes han destacado la necesidad de acelerar el apoyo en el acceso a la educación para las niñas; que de no mejorarse, deberán pasar más de 70 años hasta que las niñas más pobres tengan acceso a la educación básica de calidad. “El mundo y estas niñas en especial no pueden permitirse esperar mucho tiempo”, han concluido en la misiva.

Estamos muy preocupados de que ha habido una caída en la ayuda para educación del cinco por ciento anual desde 2010, siete veces más que la caída de la ayuda al desarrollo global en su conjunto.

Imagen: hdptcar

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...