Dinámicas para trabajar la tolerancia entre escolares

Aprender a respetar a los demás, al entorno y a uno mismo así como saber tolerar las diferencias que podamos tener es una parte importante del aprendizaje de los niños. Esta actitud positiva puede fomentarse en las escuelas siguiendo unas dinámicas pensadas para que los escolares no se sientan intimidados hacia quienes son diferentes.

La tolerancia es una actitud fundamental para disponer de un buen ambiente de clase y para llevar una vida en armonía con los demás. Aprender a respetar el criterio de los demás, aún cuando no se comparta, puede fomentarse desde edades tempranas mediante una serie de dinámicas para trabajar la tolerancia entre escolares, unos juegos que les enseñarán a aprende a respetar a los demás, al entorno y a uno mismo.

Un primer contacto que tienen los niños con otras personas diferentes es en el colegio y el barrio, donde conviven culturas y países distintos. Para fomentar el respeto y la tolerancia a la diversidad se puede empezar realizando un círculo donde todos los compañeros de clases explicarán las costumbres y tradiciones típicas de un país que no es el suyo, del que previamente han hecho una investigación. De este modo, los niños se acercan, entienden, conocen y aceptan que existen otros valores diferentes a los suyos.

Esta actividad puede adquirir un giro en aquellas aulas donde haya muchos niños provenientes de familias con nacionalidades y culturas distintas. El profesor puede formar parejas o pequeños grupos de trabajo donde los niños deben exponer la cultura de su país de origen o del que vienen sus padres. Una excelente forma de articular este trabajo es mediante la preparación de un plato o dulce típico, siendo la gastronomía uno de los puntos de unión más fáciles y divertidos de abordar.

Otro juego que pueden realizar los escolares para fomentar la tolerancia consiste en formar un círculo y escribir en un papel las principales cualidades y características del compañero que tienen a su izquierda. Una vez que todos han escrito el listado, se echan los papeles en un saco y cada uno lee una hoja en voz alta. A continuación debe adivinar a qué niño hace referencia, pudiendo llegar a intervenir los demás estudiantes si el profesor lo encuentra adecuado. Con este ejercicio, se dan a conocer las cualidades de los compañeros y se fomenta el respeto entre los escolares.

El fomento del respeto hacia el entorno es una iniciativa que puede abordarse de muchas formas. Una en la que se puede implicar a todo el colegio consiste en utilizar parte de los terrenos del centro para crear un huerto escolar, que deberá mantenerse a base del trabajo de todos los niños. De igual modo, el replante de determinadas zonas de los colegios puede ser una excusa perfecta para que los niños planten su propio seto, del que pueden ponerle un nombre y sentirse responsables de su bienestar.

Imagen: ssoosay

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 3
Loading ... Loading ...