Dinámica: El cesto del tesoro

El cesto del tesoro es una actividad de exploración de objetos de diferentes materiales y tamaños para niños o niñas que ya han adquirido la posición sentado y que pueden liberar las manos para explorar. El objetivo principal de esta propuesta de juego es el desarrollo de las habilidades propias de la edad.

El cesto del tesoro es una actividad de exploración de objetos de diferentes materiales y tamaños para niños o niñas que ya han adquirido la posición sentado y que pueden liberar las manos para explorar.Es muy apropiado para niños entre los 6 y 10 a 12 meses aproximadamente.

Estimulación de los sentidos

Estimulación de los sentidos

El objetivo principal de esta propuesta de juego es el desarrollo de las habilidades propias de la edad, alcanzar y tomar objetos, coordinar para llevárselos a la boca, golpearlos contra la superficie, tomar los objetos y golpearlos entre si produciendo nuevos sonidos. La exploración del material es a través de los sentidos del tacto, gusto, vista, olfato, audición y de los movimientos corporales a través de los pies que se ponen en contacto con los objetos.

Fundamentalmente y a partir de las exploraciones  los niños toman decisiones: algunos observan o eligen un objeto y descartan otros, pueden tomar dos objetos iguales y compararlos. O tomar un objeto para explorar con la boca. Pueden permanecer explorando un objeto un tiempo determinado. Se ponen en juego procesos cognitivos y emocionales.


Los niños desarrollan la capacidad de atención y observación, pueden permanecer un tiempo considerable en esta actividad (más de media hora).

El juego permite interacciones entre los niños, a través de intercambio de sonidos, sonrisas, miradas y objetos, que  a veces son ofrecidos por ellos y en otras oportunidades el objetos es producido de un “tironeo” ya que dos niños lo reclaman.

Objetos del cesto del tesoro

Objetos del cesto del tesoro

El juego se organiza con dos o tres niños sentados sobre una colchoneta alrededor de la cesta. El espacio debe estar acondicionado para el juego. Los materiales son variados, pueden encontrarse en los hogares, otros en los espacios naturales. Cada comunidad incorporara objetos propios del lugar. Goldschmied, autora de la propuesta, no incorpora objetos de plástico ya que considera que los niños tiene acceso a este material en forma cotidiana y no es necesario seguir estimulando esto desde el jardín.

Los objetos son colocados en un cesto de mimbre lo suficientemente fuerte para que no se vuelque si los niños se apoyan.

El cesto debe tener objetos suficientes para que cada uno de los niños tenga posibilidad de elección e incorporación.

A continuación enumeraremos algunos objetos posibles:

  • Objeto natural, por ejemplo, piñas de diferentes tamaños
  • Materiales naturales, por ejemplo, cestos pequeños
  • Objetos de madera, por ejemplo, cucharas de madera
  • Objetos de metal, por ejemplo, manojo de llaves
  • Objetos de cuero, tela, goma. Por ejemplo, pelota de tenis
  • Papel y cartón. Por ejemplo, cajas de cartón pequeñas

¿Cómo debe intervenir el docente?

  1. Selecciona el material y desecha todo aquello que considere que no es seguro para los niños.
  2. Acomoda el espacio que debe estar desprovisto de otros estímulos, pudiendo cercar un sector de la sala para que los niños estén seguros y puedan explorar con comodidad los materiales.
  3. Se ubica cercana a los niños pero no sentadas al lado de ellos, desde allí podrá observar atentamente el accionar de los niños.
  4. Evitará hablar para no distraer a los niños en la exploración. Su contacto será a través de la mirada, de sonrisas y recibirá objetos si los niños se los entregan.
  5. Los objetos se pueden ir renovando periódicamente, o contar con varios cestos que tengan elementos diferentes. Los objetos deben ser lavados cada vez que se usan, se descartarán los que no están en condiciones.
  6. El juego puede repetirse varias veces a la semana.
  7. La docente llevará un registro del juego de los niños para seguir la evolución de los mismos, preferencias, interacciones, tiempos de atención.

Esta propuesta debe ser compartida con los padres, ya que no solo pueden colaborar con los materiales para la cesta, sino que conocerán los objetivos educativos de la misma y de esta manera valoraran y acompañarán el desarrollo de los pequeños.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...