Dibujando a Ciegas, una nueva experiencia para el grupo

Invitar a los integrantes a participar de una nueva experiencia y analizar como se sientieron durante ella; Poner a la persona ante una dificultad, para luego también evaluar el momento; Incentivar a los compañeros de grupo en una situación adversa para que ambas partes se sientan contenidas; realizar actividades que puedan ser relacionadas con la vida cotidiana y el entorno social, son los objetivos de esta dinámica

Dibujando a Ciegas, una nueva experiencia para el grupo

Dibujando a Ciegas, una nueva experiencia para el grupo

A la hora de realizar juegos y dinámicas, son muchos los objetivos que se pueden buscar al momento de la práctica de estos: presentación de grupos, unión del grupo, actividades físicas, mayor comunicación, etc. Sin embargo, hay algunas actividades que pueden tener objetivos un poco más profundos, y que si se realizan bien pueden dar muy buenos frutos.

Por ejemplo, invitar a los integrantes a participar de una nueva experiencia y analizar cómo se sintieron durante ella; Poner a la persona ante una dificultad, para luego también evaluar el momento; Incentivar a los compañeros en una situación adversa para que ambas partes se sientan contenidas; o realizar actividades que puedan ser relacionadas con la vida cotidiana y el entorno social.

Es por eso que hoy intentaremos desarrollar una dinámica que, realizada en optimas condiciones de concentración, respeto y coordinación, puede permitirnos aquellos objetivos que nombrábamos anteriormente.


La dinámica se denomina «Dibujando a Ciegas» y los materiales necesarios son: Una bolsa de papel o tela por equipo, una hoja de papel de grandes dimensiones y un marcador por cada uno de los grupos.

El desarrollo es sencillo, la persona encargada del grupo deberá dividir al mismo en subgrupos de 6 personas, proponiéndoles que cada uno de ellos sea llamado por un nombre de fantasía.

La dinámica es la siguiente, a cada uno de los participantes de los grupos se le deberá tapar los ojos, con la bolsa de papel o tela, de a uno por vez. De esta forma, el líder le dirá al primero de los participantes una consigna a dibujar. Por ejemplo: Una casa con una puerta y dos ventanas. De esta forma, la persona deberá dibujar, con los ojos vendados, lo que el encargado le indique. Posteriormente, el siguiente participante del grupo tendrá que dibujar una nueva consigna, siempre en el mismo dibujo. Por ejemplo: Un árbol al lado de la casa, siempre con los ojos vendados. Así tendrán que ir pasando cada una de las personas, en cada uno de los grupos.

A medida que cada uno de los grupos va desarrollando su tarea, se le permitirá al resto de los integrantes otorgarles ayudas a sus representantes, al momento en que estos deban dibujar. De tal forma, por ejemplo, mientras uno de sus representantes este dibujando, el grupo podrá ayudarlo con palmas, para que este se dé cuenta que va por el camino correcto (recordemos que tiene los ojos tapados). Así, cuanto más fuertes y rápidas sean los golpes de las manos, la persona sabrá que va por el buen camino, mientras que si las manos se baten más débiles y lentamente, el dibujo se estará realizando fuera de la consigna.

Del mismo modo, el grupo contrario podrá obstaculizar la ayuda, por ejemplo, tarareando una canción.

Se trata de, como dijimos, poner a las personas ante situaciones de adversidad y a sus compañeros en pos de apoyo, al mismo tiempo que se divierten, para analizar dichas situaciones y mejorar la comunicación de los grupos.

Foto: Ojos vendados por Totoro en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...