Cursar un máster: preguntas y respuestas más frecuentes

Una vez concluidos los estudios universitarios se dispone de dos opciones: trabajar o seguir formándose cursando un máster. Si te preguntas si un máster es adecuado a tu caso, si recuperarás la inversión o si será valorado por las empresas; aquí podrás resolver tus dudas.

master

El último año de universidad es un momento de auto-reflexión en el que los alumnos valoran si han aprendido lo suficiente y están listos para enfrentarse al mercado laboral. Una primera opción consiste en buscar el primer empleo tras la carrera, mientras que una segunda posibilidad que se suele barajar es la de continuar formándose para lograr una especialización en el ámbito que han estudiado.

Los directores, decanos, profesores y expertos en materia académica coinciden en que acceder a un máster tras haber finalizado los estudios universitarios o tras un cierto período profesional “aporta un plus o valor añadido” al currículo de un profesional. Asimismo, esta experiencia permite continuar con el desarrollo personal del individuo, le da una mayor cualificación, aumenta sus posibilidades de encontrar un empleo y garantiza una mayor red de contactos para entrar en el mundo laboral.

Todos los agentes convienen en que disponer de un máster permite a los profesionales acceder a unos puestos de trabajo dentro del mundo empresarial a los que quedarían excluidos de no haber cursado esta formación. Sin embargo, es posible que las dudas sobre la idoneidad del momento o buscar el más valorado nos hagan plantearnos si estudiar o no un máster.

¿Necesito estudiar un máster?

Los profesores, decanos y directores de escuelas de másteres explican que es necesario reflexionar sobre diferentes elementos para saber si necesitamos o no necesitamos cursar un máster. Conocer las expectativas profesionales, analizar la escuela, valorar el prestigio de la misma, el volumen de antiguos alumnos en el mercado laboral y las oportunidades profesionales que nos ofrecerá haber finalizado el programa pueden hacernos decidir o rechazar esta idea.

En pocas palabras, es necesario responder con sinceridad a preguntas como: ¿me dará más oportunidades laborales?, ¿es la formación que me permitirá realizar proyectos personales más ambiciosos?, ¿está este máster basado en conocimientos, habilidades y competencias que exige actualmente el mercado laboral? Estas preguntas nos ayudarán a saber si un máster es la formación indicada para nosotros.

¿Qué me puede aportar un máster que no haga otro curso?

Los estudios de máster proporcionan una serie de conocimientos y habilidades que mejoran las posibilidades de encontrar un empleo, la remuneración por el trabajo y mejoran nuestra imagen como empleados. En el momento más indicado para cada persona, existen muchas razones para cursar un máster:

  • Es una inversión de futuro.
  • Aporta mayor cualificación, un conocimiento más especializado y práctico.
  • Otorga un plus añadido y un valor diferencial al CV.
  • Te hace más atractivo para las empresas frente al resto de candidatos.
  • Los reclutadores valoran el interés de formación y especialización de los candidatos.
  • Transmite sensación de persona proactiva, responsable y organizada.
  • Un máster MBA ofrece una aceleración de la experiencia del profesional.
  • Permite acceder a puestos de mayor nivel.
  • Supone también un plus a nivel salarial.
  • Proporciona una amplia red de contactos o ‘networking’ que será beneficiosa en el desarrollo de tu carrera profesional.
  • Mejora la autoestima y el descubrimiento de los propios límites.
  • En un mundo tan competitivo es necesario formarse continuamente.
estudiar

Los másteres permiten mejorar como profesionales, aportándonos conocimientos y habilidades que otro tipo de estudios no podrían ofrecernos. La dificultad de estos estudios aporta una mejor imagen como profesionales, ya que demuestra que estamos preocupados por mejorar nuestra formación y que estamos abiertos a continuar mejorando como empleados cada día; cualidades que las empresas valoran muy positivamente en sus empleados. Todos estos factores terminan siendo beneficiosos para el trabajador, pues es más valorado, gana mejor sueldo y consigue alcanzar sus aspiraciones profesionales.

¿Cuál es el mejor momento para estudiar un máster?

Uno de los puntos que debemos valorar es si nos encontramos en el momento más idóneo para estudiar un máster. Al respecto, los expertos apuntan que no hay una época concreta para cursar un de máster pero reconocen que algunos factores como la posibilidad de acceder al puesto de trabajo deseado o el desarrollo de una trayectoria profesional pueden hacernos más proclives a matricularnos en estos estudios.

En este sentido, algunos profesionales valoran que es necesario disponer de una experiencia práctica de dos o tres años para valorar la adecuación del máster, además de poder hacer ahorros propios para sufragar este importante gasto. En cambio, otros expertos explican que las personas llegan al máster en la etapa más oportuna de su vida y su trayectoria profesional; así que son los propios alumnos quienes han de valorar el mejor momento para matricularse en estos estudios según sus propias circunstancias y situación personal.

Con todo, lo más importante es tener en mente el objetivo profesional que se persigue y valorar fríamente si cursar un máster nos podrá ayudar en ello o será una titulación más sin aplicación real. Por ello, disponer de algunos años de experiencia profesional y unos objetivos más claros pueden ayudarnos a decidir sobre la idoneidad o no de un máster, así como la rama de conocimiento que debemos profundizar para ser mejores trabajadores.

¿Las empresas valoran a los trabajadores con máster?

Las empresas otorgan un ba los perfiles de trabajadores con un máster en su currículo, según admiten los expertos. Los trabajadores que disponen de un máster tienen un alto porcentaje de colocación después de haberlo finalizado y un incremento salarial gracias a un cargo de mayor responsabilidad en la empresa, por lo que las compañías sí valoran mucho la formación de máster en sus empleados.

Entre los motivos, subrayan que el hecho de proseguir con la formación y preocuparse por mejorar la capacidad de encontrar empleo es una actitud que transmite efectos positivos en los candidatos y un factor que los reclutadores tienen en cuenta en el momento de ocupar una vacante. Entre los jóvenes que empalman titulación universitaria con estudios de máster, las empresas valoran que tienen las ideas claras sobre su futuro, una gran capacidad de trabajo y nivel intelectual elevado.

¿Recuperaré la inversión?

La matriculación en un máster requiere un importante esfuerzo a nivel económico, pero los expertos reconocen que este sacrificio conlleva grandes beneficios a nivel de formación y empleo. Estudiar un máster puede considerarse una inversión de futuro ya que acelera la progresión profesional de un trabajador, reportando a posteriori unos ingresos más elevados al acceder a puestos mejor remunerados.

Asimismo, exigen estudios de mercado que demuestran que la inversión en capital humano, en formación académica, reporta mejoras en la ‘empleabilidad’ de los trabajadores y conlleva importantes incrementos salariales en graduados de programas de máster. Así que invertir en un máster es perfeccionar el perfil profesional y ganar en oportunidades laborales, un efecto positivo en un momento en el que la competitividad profesional se ha elevado debido a la falta de empleos y el alto número de trabajadores disponibles.

Imagen: geralt y AlexanderStein

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...