Cuando un master ya no llega

Antes realizar un master era un símbolo de diferenciación a la hora de buscar empleo. Ahora sin embargo se ha convertido en un requisito indispensable. Se le ha reducido mucho al valor que se le daba a este tio de formación, con el peligro que conlleva que mucha gente realiza un desembolso que para nada le va a reportar beneficios en el futuro

La formación postgrado se ha generalizado Todo el mundo tiene un mater

La formación postgrado se ha generalizado Todo el mundo tiene un mater

Hasta no hace mucho tiempo, el tener un master no estaba al alcance de muchas personas, sobre todo debido al coste que llevaba aparejado. Al generalizarse la formación universitaria a más estratos sociales por pura lógica aumentaron los candidatos potenciales a realizar un master o un estudio postgrado al terminar los estudios universitarios.

Esta generalización ha tenido sus pros y sus contras.

Como pros está que al aumentar el número de clientes potenciales, los ingresos por matriculación de las escuelas de negocios se han disparado, con lo que a la vez, podrian abaratar costes ya que ahora el profesorado da a un mayor número de alumnos, con lo que repercute en un abaratamiento en los costes fijos.

Pero por contra, la generalización y el aumento de personas que lo realizan, lleva aparejado el que ya no solo se deba de finalizar los estudios universitarios correspondientes. Sino que es habitual la necesidad de hacer un master. Es decir, se ha generalizado y hecho necesario su realización, con lo que conlleva una pérdida de valor añadido el tenerlo.


Si antes el tener un master era síntoma o indicio de tener un puesto de trabajo asegurado, ahora por lo contrario, muchas veces el no tenerlo es síntoma de quedar excluido en un proceso de selección.

Como se suele decir, al estandarizar su uso, se ha hecho moneda común, y mientras que antes era suficiente para conseguir trabajo, ahora es necesario y no suficiente para ello.

También ha contribuido a esta generalización la proliferación de centros que ofecen este tipo de estudios postgrado. Por eso es muy importante analizar muy bien el centro en el que hemos decidido hacer un master, porque a larga eso va a ser lo más importante a la hora de buscar empleo y no la realización del master en sí.

Nadie duda de que un master en ciertas escuelas americanas o europeas es símbolo de restigio, independientemente de la calidad del mismo. Lo importante es el titulo, de ahí que digamos que España es el país de la «titulitis».

En España existen importantes centros de estudiospostrados y de reconocido pretigio internacional, dado que , aunque no tenemos ninguna univrsidad entre las 100 más reconocidas a nivel internacional, si tenemos 4 escuelas de negocios entre las 20 primeras a nivel internacional a la hora de valorar sus postgrados, algo que en sí es lgo incongruente, pero es lo que ocurre.

Pero en estos momentos en los que nos encontramos, la realización de un master ya no es lo que era. Existe mucha oferta de mano de obra, y mucha gente recurrió a la especialización en un postgrado como medio de diferenciarse de los demás y lo que relamente ha conseguido es el hacer que se haya convertido más en un requisito que en  una diferenciación.

Por desgracia existe hoy en día mucha gente con uno o más masters desempeñando cometidos ajenos a su formación, es la ley de la oferta y demanda del mercado laboral actual.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...