Consideraciones para didácticas de estimulación

Para un buen trabajo de estimulación, es necesario reflexionar, a priori, sobre algunos puntos. Veamos cuáles son, en pos de desarrollar un buen trabajo estimulativo.

Consideraciones para didácticas de estimulación

Consideraciones para didácticas de estimulación

Luego de haber desarrollado una aproximación a la estimulación sensorial y ver el porqué ésta es necesaria y fundamental en diversas situaciones, ha llegado el momento de adentrarnos a la parte práctica de los trabajos de estimulación.

La estimulación sensorial la pueden desarrollar los padres en sus hogares, siempre que se hayan asesorado y estén bien informados, o bien, en las instituciones educativas. Pero en ambos casos, antes de iniciar la estimulación, es preciso reflexionar sobre algunos puntos, en pos de realizar un buen trabajo estimulativo.

Uno de los puntos a tener en cuenta es la edad del niño que se estimulará. Recuerden que la plasticidad es más elevada en chicos de menor edad.  Otro de los aspectos, es que la relación entre el niño y quien estimule, en todo momento, debe basarse en una buena comunicación. Así mismo tengan presente que la sobreestimulación es perjudicial.

La premisa esencial, es que el niño o niña que se estimulará debe primar ante todo. Con esto quiero decir, que si bien el material que se utilizará para estimular sensorialmente al niño cumple un papel importante, el niño es quien tiene el protagonismo, y la relación entre ambas partes es la base de la estimulación. Por ello, siempre se recomienda el contacto corporal; unas caricias, un abrazo, una sonrisa, un gesto alentador, entre otras, pasan a ser el material más productivo y de mejores resultados.


Otra consideración para realizar una dinámica de estimulación, será tener presente, en toda instancia de la estimulación, los objetivos que se quieren alcanzar con el trabajo estimulativo. De esta forma, la concentración y energía será enfocada correctamente, tomando, el estimulador, una correcta actitud.

Estimulación Sensorial

Estimulación Sensorial

Por otra parte, siempre se deberá estar en sintonía con el niño. Es decir, hay que lograr ponerse en el lugar de éste, más precisamente, en el lugar evolutivo de éste. Para ello habrá que realizar un buen trabajo de observación del pequeño. Hay que estar atentos a las respuestas que se da con la estimulación sensorial, tanto el momento del estímulo, como cuando no hay estímulo. Debajo les acerco algunas acciones a tener en cuenta en el niño:

  • Cambio en el ritmo respiratorio.
  • Movimientos corporales. Ver si mueve las manos, la cabeza, los ojos, si hace alguna contracción, si agarra algún objeto, y qué hace con éste.
  • Estado de alerta.
  • Gestos en la cara, por ejemplo si se sonríe.
  • Comunicación. Si emite algún sonido, si es más expresivo, etc.
  • Tiempo que tarda en dar respuesta.

Algunas consideraciones más

Para finalizar este artículo, les quiero comentar algunas cosas más que considero importante para una buena estimulación sensorial.

  1. Contar con diversos materiales, contribuye a la curiosidad del pequeño.
  2. Buscar un atractivo modo de presentación. Esto motivará y acaparará la atención del pequeño.
  3. Realizar la estimulación en un contexto apropiado, para que el niño pueda interactuar con lo que lo rodea.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...