Consejos para compaginar estudios y trabajo

Lo habitual es estudiar como forma de prepararse para el mercado laboral, pero cada vez son más los jóvenes que deciden compaginar los estudios con un empleo para adquirir experiencia o para pagarse los estudios. Sin embargo, ser buen estudiante y un trabajador responsable no es sencillo si no se aplican estos cinco consejos para compaginar ambos mundos.

Los estudiantes apuestan cada vez más por adelantarse a las prácticas que se ofertan en los últimos años de los grados universitarios o en la formación profesional y conseguir por sus propios medios un empleo. Bien sea dentro de su campo académico, para adquirir experiencia, o para pagar parte de las elevadas facturas de sus estudios; muchos alumnos se ven empujados a tener que compaginar estudios y trabajo. He aquí algunos consejos para ser un buen estudiante y un trabajador responsable:

  • Se organizado: Mantén tu material escolar organizado y en un solo sitio, siendo especialmente cuidadoso con dejarse cosas en clase. Marca en tu calendario las fechas límites de entrega y empieza tempranamente tus proyectos escolares para disponer de los días suficientes para terminarlos; porque seguro que te surgirán imprevistos entre medio. Si estás tomando diversas clases al mismo tiempo (una carrera e idiomas, por ejemplo), no te enfoques en un solo curso mientras tus fechas de entrega se empiezan a aproximar.
  • Crea un calendario flexible: Algunas citas ene tu calendario serán inamovibles, como los horarios de clases y las jornadas de trabajo, pero las otras pueden acomodarse a lo que más necesites en cada momento. Aunque lo ideal es crear una rutina a la que puedas apegarte, como estudiante te surgirán planes imprevisibles como nuevas tareas, imprevistos y crisis de trabajos repentinos los cuales tendrás que hacerles frente inmediatamente. No llenes todos las horas de tu día y déjate algo de tiempo para disfrutar con los amigos o para dedicarle a esos imprevistos que siempre salen.

  • Comunica tu calendario a tu entorno: Asegúrate que la gente que convive contigo sepa dónde y cuándo estarás; por ejemplo, puedes crear un calendario en línea y mandar el enlace a la gente que necesite saber dónde estás y cuándo. De igual modo, te aconsejamos que comuniques a tus jefes aquellas fechas importantes para tu vida de estudiante (semana de exámenes, una excursión obligatoria, etc.) y a tus docentes lo mismo (un cambio de turno) para que te ayuden a compaginar ambas facetas.
  • No te dejes vencer por el estrés: El estrés es una parte inevitable de ser estudiante y trabajador, algo con lo que tendrás que aprender a convivir. No obstante, puedes reducir estos períodos de caos planificando descansos en tu calendario, practicando deporte o una actividad física para sentirte más activo y no olvidando que tienes vida social. Sobre este último punto, intenta no faltar a las citas obligatorias como cumpleaños y asistir a aquellos planes que te hagan ser feliz.
  • Identifica tus prioridades y se firme: Tal vez no haya tiempo para todo, por lo que debes identificar tus prioridades y no culparte si no cumples con cada una de las tareas que tenías que terminar para un día determinado; para ello ya has creado un horario flexible capaz de aceptar estas correcciones. Al estudiar y trabajar al mismo tiempo, estás enfrentando un reto que la mayoría de la gente no se atrevería a hacer; ten en mente tus objetivos cuando empieces a sentir que «eso es demasiado».

Imagen: CollegeDegrees360

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...