Consejos para ayudar a un niño a concentrarse en clase

Los niños pequeños pueden tener dificultades de concentración en clase y cuando hacen los deberes en casa. Una vez que se han descartado causas médicas como el TDHA, los padres deben intervenir para identificar qué factor o factores afectan negativamente a la concentración de los niños para tratar de evitarlos.

Alumno distraido

Los niños pequeños pueden tener dificultades para mantenerse concentrados durante las horas de clase por varios motivos. Muchos de ellos se distraen fácilmente por el ruido, el movimiento, la presencia de otros niños y una multitud más de factores; mientras que otros tienen problemas de concentración porque están afectados por el TDA o el TDAH, en los que se necesita ayuda especializada para encarrilar su vida académica. No obstante, si se descartan las causas médicas, ¿qué podemos hacer para mejorar la concentración de un niño?

Lo primero de todo es hablar con el niño y el docente para asegurarse que el nivel de las clases y los deberes no sea demasiado difícil para las competencias que ha adquirido el pequeño hasta ahora. Si la actividad académica está por encima de las capacidades personales del niño, es normal que se sienta frustrado y se distraiga con facilidad. El nivel bajo puede corregirse en casa mediante la programación de ejercicios para este fin, pero si los problemas son más serios, debe tratarse desde la misma clase.

En estos casos, puedes pedirle al maestro que cree bloques de trabajo en clase para el pequeño con el objetivo de reducir el tiempo que emplea actualmente en las tareas escolares o bien seleccionado material para equiparar su nivel al de la exigencia de clase. Una vez que el niño haya completado los bloques de ejercicios, el niño debe poder realizar una actividad que le distraiga y que le permita un descanso mental antes de pasar a la siguiente sección.

Evaluar los factores que pueden causar la distracción de los niños pueden llevarte a darte cuenta que sus mayores problemas de concentración son antes de comer o a primera hora de la mañana, siendo los motivos de su distracción que tiene hambre o sed. Asimismo, los problemas personales del niño con otros compañeros de clase o gente de su entorno pueden ser los responsables de su falta de concentración; de nuevo, es necesario hablar con el pequeño y con su maestro para saber si estas son las causas de su desconcentración en clase.

En algunos casos, la distracción de los niños se produce porque no se sientan en el sitio más apropiado para ellos en el aula. Algunos niños tienen mayor facilidad de concentración cuando se sientan cerca del maestro y otros trabajan mejor ubicados en la parte posterior de la clase. Hacerle cambiar de sitio hasta dar con la ubicación donde tenga mayores facilidades de concentración y esté más alejado de estímulos negativos –ventana, puerta acristalada, amigo parlanchín, etc. – que puedan entorpecer su aprendizaje.

Imagen: benbansal

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...