Cómo rentabilizar las prácticas en empresas

Las prácticas son un instrumento cada vez más habitual para que los estudiantes entren en el mercado laboral y empiecen a ganarse un nombre y una reputación.

Aunque estemos acostumbrados a relacionar el verano con las vacaciones, muchos jóvenes aprovechan el parón en sus estudios universitarios para realizar su primera incursión en el mercado laboral a través de las prácticas. Se trata de un periodo donde muchos trabajadores están de vacaciones, y las empresas aprovechan la circunstancia para dar una oportunidad a los jóvenes. Realizar prácticas en una empresa es una oportunidad única de ganar experiencia y empezar a crearnos una reputación, por lo que no hay que dejarla pasar.

Es posible que al principio nos sintamos un poco nerviosos ante una situación completamente nueva para nosotros. Los nervios y la inseguridad son normales en los primeros días, pero poco a poco hay que dejarlos atrás, sino será muy complicado que logremos alcanzar los objetivos que perseguimos. La profesionalidad debería ser nuestro primer objetivo. Las prácticas son nuestro mejor currículum, y una actitud profesional y responsable nos ayudará a dar una buena impresión y a conseguir buenas recomendaciones.

Una de las mejores formas de vencer a nuestros miedos es conseguir una buena integración dentro de la empresa donde realicemos las prácticas. Una buena adaptación al su ambiente hará que disfrutemos de una experiencia mejor. En nuestra mano está esforzarnos por llevarnos bien con el resto de la plantilla en lugar de tratar de mostrarnos como el mejor becario que hay en la empresa. Además de crear un mejor ambiente, esto hará que los responsables se fijen más en nuestras capacidades profesionales.

Otro aspecto importante a la hora de dar una buena imagen es no cometer grandes errores. Es cierto que las empresas no suelen otorgar grandes responsabilidades a los becarios, pero siempre es preferible consultar cualquier duda que tengamos a hacer algo mal. Es normal que en los primeros días nos surjan más dudas, aunque con el paso de los días seguro que nos vamos acostumbrando a nuestras tareas y las dudas desaparecen poco a poco.

Cuando acaba el periodo de prácticas es importante mantener el contacto con la empresa donde las hemos realizado. Si mientras hemos estado en ella hemos mantenido una buena relación con compañeros y jefes, seguro que en el futuro esta se traduce en una buena cartera de contactos, lo que nos permitirá conseguir buenas recomendaciones o incluso que la empresa se acuerde de nosotros cuando necesite contratar nuevos trabajadores. En nuestra mano está sacar un buen partido de las prácticas y utilizarlas para empezar a labrar nuestro futuro.

Fuente: Infoempleo

Foto: tsakshaug

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...