Cómo afrontar el síndrome postvacacional en niños

El síndrome postvacacional también afecta a los niños, en especial aquellos que no han tenido horarios ni obligaciones durante el verano. El vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP), José Antonio López, recomienda tener paciencia a los padres y mostrar una actitud positiva frente a la ?vuelta al cole?.

Los niños también pueden sufrir el síndrome postvacacional, según ha explicado el vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP), José Antonio López. El final de las vacaciones y la cercanía del primer día de clases pueden generar en los pequeños de la casa síntomas asociados al síndrome postvacacional. Por ello, el experto ha recomendado a los padres que tengan paciencia con los niños y eviten la sobreprotección.

La vuelta a la rutina tras las vacaciones puede generar irritabilidad, dificultad para conciliar el sueño, un cansancio fuera de lo normal o una sensación de profunda apatía y tristeza. Estos síntomas del síndrome postvacacional son comunes en los adultos, ya que se encadena la reincorporación al trabajo tras un largo período de descanso. No obstante, desde ASEPP se ha asegurado que a los niños la ‘vuelta al cole’ también se les puede hacer cuesta arriba.

«Los niños sufren los primeros días de colegio, manifestándolo a través de un sueño intranquilo o la falta de apetito» ha explicado el vicepresidente de ASEPP, y señala como culpable haber tenido «un largo período en el que no han tenido horarios ni obligaciones«. Además, López ha explicado que aquellos niños que de por sí son «más ansiosos» o están «siempre pegados a sus padres» notan más los efectos negativos de volver a la rutina, comportándose de forma similar a los pequeños que asisten por primera vez al colegio o la guardería.

Sobre este punto, el doctor ha señalado que los padres pueden contribuir a minimizar estos efectos en los menores «estando más con ellos estos primeros días, siendo comprensivos, explicándoles que es divertido ir al colegio y estimulándoles en su nuevo aprendizaje». El experto ha recalcado que es muy importante «no enfadarse con ellos porque estos días puedan estar más irritables o no duerman».

Asimismo, el vicepresidente de ASEPP hace hincapié en que los padres deben entender que este período de irritabilidad, falta de sueño o tristeza por el síndrome postvacacional «se trata de algo adaptativo», y por ello no deben mostrar preocupación por estas actitudes negativas frente al niño. «Los padres ansiosos hacen niños ansiosos, y la mejor prevención se realiza durante todo el año. Lo mejor es dejar a los niños que exploren y no ser sobreprotector con ellos», ha concluido el experto.

Foto: Tobyotter

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...