Claves para estudiar estando cansado

El cansancio es un factor que influye en el rendimiento y la concentración de los estudiantes, especialmente en esta época del año en la que muchos tienen pocos días para prepararse sus exámenes de recuperación. Si has dejado todo para el final, apúntate estos consejos para estudiar estando cansado.

Gafas sobre libro

Las vacaciones estivales están llegando a su fin y muchos estudiantes ven angustiados como los días de diversión han quedado atrás, al mismo tiempo que los lejanos exámenes de recuperación están a la vuelta de la esquina. Muchos estudiantes afrontan esta situación planeando largas jornadas de estudio que terminan quedando en balde porque la concentración estando cansados no es la misma. Con todo, existen algunos trucos para mejorar el rendimiento a pesar de estar cansados.

La primera clave es prepararse uno mismo y el ambiente donde se realizarán las horas de estudio, ya que nuestro entorno y nosotros mismos favorecemos o entorpecemos nuestra capacidad de concentrarnos estando cansados. Antes de ponerte a estudiar come algo para que el hambre no te distraiga de tus apuntes; de igual modo, evita interrupciones externas pidiendo a tus compañeros de piso o miembros de la familia que no te molesten mientras estés estudiando en tu cuarto.

El factor humano es importante pero también tener un entorno adecuado, disponiendo de todo el material necesario en tu mesa para no tener que levantarte constantemente a por un bolígrafo, subrayado o hojas de papel. Asimismo, si no vas a necesitar el ordenador es necesario que lo apagues, junto con el teléfono móvil y el televisor. Si eres de los que se distrae fácilmente tarareando una canción, tampoco estudies con música de fondo.

Una vez lo tienes todo preparado y te sientes con fuerzas de estudiar, es necesario plantearse el propósito de esta sesión de estudio: ¿Estás preparando un examen, una exposición o una tutoría de un trabajo? En función de tu respuesta, deberás enfocar el estudio hacia la memorización o la comprensión del material. De igual modo, puedes hojear el temario para determinar las partes que consideres los temas más importantes o relevantes para tu profesor, poniendo especial énfasis en su estudio; ya que, estando cansado, no podrás aprender igual de rápido o con la misma eficiencia.

Planifica la sesión de estudio dividiéndola en partes manejables en las que puedas alternar su grado de dificultad, siempre y cuando no tengas la necesidad de estudiar en orden los temas (para clase de Historia o en Matemáticas). El cambio de material de estudio te creará la sensación de mayor frescura, de dinamismo; de modo que no se hará tan pesado y monótono como inicialmente pueda parecer. Con todo, no olvides colocar primero los temas más importantes, ya que es el momento en el que te encuentras menos cansado.

La preparación es importante, pero aguantar una sesión de estudio maratoniana cuando estamos cansados es más difícil. Los trucos para permanecer alerta durante las horas de estudio requieren que te hidrates con regularidad para que le cerebro permanezca despierto o mascar chicle te ayudará a no dormirte. Si el cansancio está empezando a hacer mella en ti, es aconsejable que dediques cinco minutos a dar una vuelta por la habitación o a darte una ducha de agua fría; ambas opciones te ayudarán a mantenerte despierto y más despejado.

Imagen: lethaargic

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 2
Loading ... Loading ...