Cataluña sólo recoge 17 peticiones para la escolarización en castellano

La Generalitat de Cataluña ha recibido un total de 17 peticiones de familias para que sus hijos realicen la enseñanza en castellano. Los centros tienen la obligación de dirigirse a los estudiantes en castellano y proporcionarles el material educativo en la lengua elegida.

La consejera de Enseñanza, Irene Rigau

La consejera de Enseñanza, Irene Rigau

La Generalitat de Cataluña ha recibido, hasta el pasado 30 de enero, un total de 17 solicitudes de familias para pedir la escolarización de sus hijos con el castellano como lengua vehicular durante este curso en los centros públicos. En cambio, durante todo el curso 2011-12 las peticiones para la enseñanza en castellano fueron de 106.

La consejera de Enseñanza de la Generalitat, Irene Rigau, ha explicado que, en cumplimiento con las sentencias judiciales sobre el sistema de inmersión lingüística en Cataluña, la Consejería ha dictado hasta cinco resoluciones que ordenan a los centros donde están escolarizados los hijos de las familias recurrentes a que “reconozcan su situación jurídica individualizada”.

Esta atención implica el uso del castellano como lengua vehicular en materias no lingüísticas. Así pues, los docentes deberán proporcionar la información oral y escrita de las asignaturas al estudiante, lo que también incluye los libros de texto; además de facilitar los ejercicios en clase y los deberes en castellano, examinar a los estudiantes en esta lengua y mantener las notificaciones de la actividad escolar a la familia del menor en castellano.

Otro de los puntos que abordan estas resoluciones compete a la Subdirección general de la Inspección de Educación, destaca la consejera en la respuesta a la pregunta parlamentaria formulada por el PP de Cataluña. Este organismo está obligado a hacer “el seguimiento correspondiente” de los centros con estudiantes que reciban la enseñanza en castellano para garantizar su cumplimiento.

El departamento de Enseñanza explica que las resoluciones dan respuesta a las sentencias del Tribunal Supremo (TS), de diciembre de 2010 y mayo de 2011, que recocieron la opción de cursar los estudios con el castellano como lengua vehicular. La sentencia fue motivada por el recurso de familias a las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). No obstante, estas sentencias no dan pie a “un pronunciamiento general referente al uso del castellano como sistema vehicular”.

Sobre este aspecto, la consejera ha explicado que el Estatut fija que el catalán será la lengua “normalmente utilizada” como vehicular y en el sistema educativo, que los estudiantes no serán separados por razón de lengua y que se garantiza el conocimiento de ambos idiomas al finalizar la enseñanza obligatoria. Sin embargo, este punto parece difícil de respectar si los estudiantes reciben una educación casi íntegra en castellano.

Todo y así, Rigau ha recordado que el proyecto lingüístico de los centros públicos y los concertados de Cataluña debe incluir el tratamiento del catalán como “lengua vehicular y de aprendizaje”, el proceso de enseñanza y aprendizaje del castellano, y las diversas opciones en relación a las lenguas extranjeras. Así pues, el proyecto debe tener en cuenta otros criterios para el aprendizaje de ambas lenguas como la continuidad y la coherencia con la realidad del centro.

Foto: Convergència Democràtica de Catalunya

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...