Cataluña garantiza la gratuidad del comedor en escolares con “privación alimentaria”

La consejera de Enseñanza de Cataluña, Irene Rigau, ha anunciado que los escolares en situación de «privación alimentaria» obtendrán la gratuidad del servicio de comedor escolar, el curso anterior la beca cubría hasta el 75% de su coste. Asimismo, se unificaran los criterios de concesión de becas y se aumentará su partida hasta los 34 millones de euros.

La consejera de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña, Irene Rigau, ha anunciado que su departamento destinará 1,8 millones de euros más a la partida para becas de comedor, con el objetivo de no desatender a los escolares con «privación alimentaria». Con este incremento, la Generalitat destinará un total de 34 millones de euros este curso para ayudas al comedor escolar, que podrán ser ampliables.

La responsable catalana de Enseñanza ha asegurado que «de cara al curso 2013-2014 todo alumno con privación alimentaria tendrá una beca»; de este modo, el número de estudiantes becados podrá superar los 64.000 actuales en 2.000 a 4.000 alumnos más según el tipo de ayuda que reciban. Esto se debe a que la Generalitat es la institución que financia la partida de becas, que es administrada por los consejos comarcales.

En declaraciones a los medios, Rigau ha explicado que la novedad respecto a las becas de anteriores cursos es que los estudiantes con «privación severa» podrán beneficiarse de la gratuidad completa del precio por el servicio de comedor ya que hasta la fecha la Consejería de Educación sufragaba el 75% del coste del menú (6,2 euros diarios). Esta decisión se debe a que el departamento que dirige Rigau detectó que algunas familias tampoco podían hacer frente al 25% restante. El resto de alumnos recibirán una reducción del 50% del precio del comedor escolar.

Asimismo, Enseñanza ha emprendido un proceso para unificar los criterios de asignación de becas, que son competencia de los Consejos Comarcales, ya que cada uno aplica fórmulas muy dispares para valorar la necesidad de las familias que optan a las becas. Para ello, se aplicará un criterio único, basado en «cálculo homogéneo», para valorar las rentas de las familias solicitantes con el objetivo de «garantizar la equidad» del sistema de concesión de becas.

La Consejería de Educación será la encargada de decidir mediante la imposición de un criterio único y así establecerán el umbral de renta mínimo, que los Consejos Comarcales deberán respetar. De igual modo, este departamento también se encargará de atender todas las peticiones de becas «no atendidas» y estudiará mediante informes de los servicios sociales si en estos casos pueden encontrarse niños con privación alimentaria, a quienes se les concedería una ayuda para pagar el servicio de comedor escolar.

Al respecto, el departamento que lidera Rigau ha hecho la estimación de que cerca de un 3% de los escolares catalanes se encuentra en situación de privación alimentaria, una cifra menor que la de estudiantes becaos. No obstante, Enseñanza busca con esta rectificación de criterios que estos niños se encuentren entre los alumnos que reciban una ayuda pública de comedor escolar.

Otro punto que ha abordado Rigau es la generalización del ‘Protocolo para la detección y el seguimiento de situaciones en alimentación de niños y adolescentes’. La medida está enfocada a reforzar la coordinación entre los servicios básicos de asistencia social y del sector educativo para detectar y atender los casos de menores con «especial dificultad de alimentación».

Foto: Convergència Democràtica de Catalunya

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...