Adicae critica el encarecimiento de los créditos al estudio

La Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros de España (Adicae) ha denunciado un encarecimiento del precio de los créditos al estudio en las principales entidades financieras, que ha aumentado un 32% respecto al año anterior.

adicae

Los créditos bancarios para el estudio de grados y másteres se han encarecido un 32% en cuestión de un año, según ha detectado un estudio de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros de España (Adicae). Entre una treintena de productos que ofrecen las entidades para financiar los estudios universitarios, se ha producido un incremento del coste de estos créditos.

Las familias que solicitan un crédito para financiar grados y másteres tienen que pagar aún más, pues se han disparado estos productos financieros. Según la organización, estudiar en una universidad pública puede tener un coste de 1.100 euros anuales para titulaciones de grado o 2.020 euros para máster de media; a lo que deben sumarse otros gastos como material escolar o alquiler de una vivienda si se estudia fuera de la localidad de origen.

Todo ello hace que “miles de familias” tengan la necesidad de pedir un crédito al estudio en una entidad, un préstamo que ahora se ha encarecido. El estudio de Adicae indica que con tipos de interés fijo, las entidades imponen un 9,08% TAE de media, cuando en 2015 este extra era del 6,85%. Unos intereses que la organización ha denunciado que “suelen estar camuflados en la letra pequeña y disimulados tipográficamente”, de tal modo que “pasan inadvertidos” a los firmantes.

Los análisis efectuados por la asociación han detectado que los créditos para financiar los estudios universitarios también obligan a contratar otros productos como seguros de vida o de accidentes, mientras que en otras entidades se asociaban a la contratación de planes de pensiones bajo la promesa de “reducir el interés” de los préstamos. En la mayoría de los casos, estos créditos para el estudio también exigían la domiciliación de la nómina o pensión para ser aprobados.

Si bien se prometía una reducción de los intereses, estos extras acostumbran a encarecer aún más el préstamo mediante la aplicación comisiones propias de estos productos. Al respecto, Adicae recuerda que no hay ninguna ley que obligue a contratar un producto vinculado a un préstamo, aunque este sea de estudios. Por ello, el consumidor puede “negociar” con la entidad; algo que es más difícil si se han aceptado otros productos financieros.

La organización ha criticado que algunas comisiones aplicadas a estos préstamos son “elevadas”, teniendo en cuenta que estos productos financieros están dirigidos a estudiantes. Tanto en la apertura, cancelación, armonización parcial o anticipada; los jóvenes deben hacer frente a comisiones del 0,5% i del 1%.

Por último, la asociación desmiente algunas de las “supuestas ventajas” que tienen estos créditos al estudio: los períodos de carencia de hasta 5 años, en los cuales los jóvenes no tienen que pagar el capital del crédito aunque sí deben abonar los intereses del préstamo. Sobre este sistema, Adicae advierte que, transcurrida la carencia, los intereses se calculan sobre la cantidad que queda por pagar –que es el préstamo en sí–, dando como resultado el pago de más al banco.

Imagen: PublicDomainPictures

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...