Turismo de naturaleza, un oasis en la crisis

El turismo de naturaleza ha surgido con fuerza en plena crisis gracias a la rica biodiversidad de España. Los turistas llegan atraídos por los avistamientos de aves o la fotografía.

Las crisis siempre abren nuevos nichos de negocio, y aunque estemos hablando de un sector como el turístico, que podríamos pensar que ya está explotado al máximo, en los últimos años ha surgido una nueva versión: el turismo de naturaleza. Esta variante turística es la enésima actividad ligada a los recursos naturales que se consolida en los últimos años; y estas actividades, además de atraer a visitantes de todo el planeta a lugares con poca tradición turística sirven de impulso económico a las zonas rurales, ya que dinamizan otros sectores.

Para muchos de los emprendedores que decidieron dedicarse al turismo de naturaleza, la crisis ha sido el único escenario que han conocido, por lo que no ha tenido la misma incidencia que ha podido tener en el turismo de sol y playa o el de aventuras, que vivieron los mejores tiempos de la economía española. Además de los empresarios, instituciones y organismos públicos también han visto las oportunidades que despierta este sector. No en vano, España es el país europeo con más diversidad biológica.

De esta manera, varias empresas se han agrupado en torno a Turebe, Turismo en Reservas de la Biosfera de España, una iniciativa que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo apoya a través de Turespaña. Esta entidad también ha puesto en marcha el club Ecoturismo en España, al que se han sumado cientos de empresas turísticas situadas en el entorno de espacios naturales protegidos y las administraciones públicas comprometidas con la Casta Europea de Turismo Sostenible de la Comisión Europea.

Entre las actividades de turismo natural que atraen a más turistas están el avistamiento de aves, la fotografía o las estancias para conocer y contribuir a los programas de conservación de las especies más representativas. Por ejemplo, muchos turistas llegan a España para avistar aves dispuestos a pasar las horas que haga falta en los escondites estratégicos; o para hacer fotos de flores como las orquídeas que solo florecen en sitios concretos durante muy pocos días.

Una de las claves del éxito de estas empresas es respetar unos códigos éticos, como el respeto a las especies que se fotografían o no perjudicar los hábitats donde trabajan. Carles Santana, responsable de una de estas empresas, explica que para ellos el desarrollo rural es ?esencial e imprescindible? para conservar la biodiversidad. Santana también señala que el turismo de naturaleza es clave para la integración en la conservación y el mundo de la empresa.

Fuente: EFEverde

Foto: Ruben Nadador

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...