Los principales mitos sobre el liderazgo

Líder y pionero no son lo mismo

En la actualidad, se habla mucho sobre el liderazgo. Pero, ¿qué es realmente un líder? Por lo general, se le define como una persona decisiva, extrovertida, inteligente y con las habilidades necesarias para sacar el máximo rendimiento de un equipo de trabajo. Sin embargo, también hay quienes creen que un líder es una figura de autoridad con un comportamiento agresivo. Por este motivo, es muy importante desmentir los principales mitos sobre el liderazgo.

  • Empresarial: existe una tendencia clara a pensar que todos los emprendedores son líderes natos, pero nada más lejos de la realidad. Y es que, el simple hecho de haber tenido una buena idea no significa que alguien sea capaz de organizar, operar y hacer crecer un negocio. El liderazgo tiene mucho que ver con escuchar, hacer crecer el talento e inflluir en los demás, no con la descripción de un puesto.
  • Vulnerabilidad: otro de los mitos más extendidos en torno a los líderes es que, independientemente de la situación, deben mantenerse estables y fuertes en todo momento. Si aceptan alguna responsabilidad o culpa, es una clara señal de debilidad. Pero esto no es cierto. Los buenos líderes asumen la responsabilidad de los errores para poder aprender de ellos y se muestran receptivos a la retroalimentación, incluso si es negativa.
  • Frialdad: también se dice que un líder debe ser agresivo y frío, sintiéndose por encima de los demás. Pero no es así. Los empleados quieren que sus líderes se preocupen por ello y los respeten. Además, valoran en gran medida que sus ideas sean escuchadas. Por lo tanto, una de las habilidades más importantes que deben tener los líderes es la inteligencia emocional.
  • Extroversión: hay quienes consideran que la extroversión tiene que ver con la forma en la que una persona se comporta en situaciones sociales, pero está más relacionado con la forma en la que procesa la información. Un líder extrovertido es capaz de resolver los problemas, independientemente de su naturaleza, buscando la opinión y el consejo de otros.
  • Pionero: ser líder no implica necesariamente ser pionero en algo. Un verdadero líder reconoce el talento y trabaja junto a este para alcanzar los objetivos del equipo de trabajo.
  • Tiempo: y, por último, cabe señalar que, del mismo modo que con cualquier habilidad, es importante disponer del tiempo suficiente para desarrollarla. La falta de tiempo nunca debe ser una excusa para que un buen líder se forme. La gestión del tiempo es clave.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...