Los emprendedores, punto destacado de la campaña electoral

Una de las quejas más comunes en España ante la situación de crisis y paro es la falta de ayudas y facilidades para que emprendedores, pymes y atónomos desarrollen su negocio. Como esta situación, además de cierta, supone una realidad preocupante, la mayoría de partidos políticos se han propuesto combatirla en la presente campaña electoral.

Una de las quejas más comunes en España ante la situación de crisis y paro es la falta de ayudas y facilidades para que emprendedores, pymes y atónomos desarrollen su negocio. Como esta situación, además de cierta, supone una realidad preocupante, la mayoría de partidos políticos se han propuesto combatirla en la presente campaña electoral. Y es que el próximo 20 de noviembre el país se juega el mantener o cambiar de colores. La carrera por convencer al pueblo de ser el más adecuado para lidiar con unas circunstancias pésimas ha empezado, y lo ha hecho con la apuesta por el emprendimiento como factor común.

Alfredo Pérez Rubalcaba, candidato a las generales por el PSOE

Derecha e izquierda, partidos grandes y pequeños, nacionalismos y no- nacionalismos de todo tipo. Todos ellos, o su mayoría, apuestan en su campaña electoral por los emprendedores como respuesta a una España en declive. O al menos así lo ha observado El País, que le dedica a la cuestión dos reportajes: «¿Parado? No, votante y futuro emprendedor« en su sección de política y Con espíritu se emprende en su página de Clasificados. El segundo aborda las fórmulas del sector para crear puertos de trabajo, según las aportaciones de representantes del mismo. Nosotros nos centramos en el primero, que toma como referencia la apuesta electoral de los partidos para fomentar el emprendimiento.

En ese sentido, la mejora de la financiación, la eliminación de las trabas burocráticas y las ventajas fiscales centran los objetivos de los partidos. Según el Banco Mundial, abrir un negocio en España demora 28 días y requiere de una media de 10 gestiones, un proceso que no destaca por su agilidad y que en 2011 posicionó nuestro país en el puesto 44 de entre 183 países estudiados. Pese a estar entre los 50 primeros puestos de la tabla, es poco para un país cuya referencia deberían ser otras potencias occidentales como Estados Unidos o Francia. En ese sentido, ocupamos el número 16 de entre las 21 economías avanzadas en materia de emprendimiento.

Para mejorar estos hechos, y centrándonos en medidas concretas de los dos partidos mayoritarios, el PP apuesta por un apoyo fiscal de 3.000 euros para la contratación del primer trabajador. Suprimir el IVA de las facturas hasta que estas no sean cobradas, y adaptar el impuesto de sociedades para pymes a su cifra de negocios. El PSOE, por su parte, se compromete a presentar una Ley de Fomento Empresarial que estimule la creación de nuevas empresas. Se conocen pocos detalles sobre la misma, pero el objetivo electoral sería la creación de algo más de 350.000 nuevas empresas al año y que en los próximos años 10.000 pequeñas empresas pasen a ser medianas. También aumentar de las 39.000 actuales a 50.000 el número de compañías que exportan con regularidad.

Al tratarse de una apuesta común, los emprendedores indecisos con su voto ya tienen un nuevo motivo para decantarse por unos u otros. En los artículos citados encontraréis más detalles de las propuestas de cada partido, además de las de los partidos autonómicos o minoritarios y de lo que se cuece en el sector como apuesta de futuro.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...