¿A qué se dedica un asesor fiscal?

El concepto de ‘asesor’ se ha generalizado a múltiples campos. Son profesionales de un ámbito muy concreto que ofrecen ayuda en aquello en lo que sus clientes tienen algún problema o desean sacar el máximo rendimiento. En ese sentido, el papel del asesor fiscal se ha convertido en uno de los más comunes y destacables, dado que sus consejos versan sobre uno de los campos más complejos y ajenos que existen: la Administración Tributaria.

Consejos y ayuda para los trámites con la Administración Tributaria

El momento de hacer la declaración de Hacienda es un reto ya para el ciudadano de a pie, por lo que todo lo relacionado con este ámbito se complica cuando hablamos de una empresa. Cualquier emprendedor sabe las dificultades que acarrea estar a cargo de una empresa y, aún por encima, verse obligado a estar pendiente de este tipo de obligaciones, importantísimas para determinar la rentabilidad y el rumbo de la organización que dirige. Como ni el más sabio puede ser especialista en todo, el concepto de ‘asesor’ se ha generalizado a múltiples campos. Son profesionales de un ámbito muy concreto que ofrecen ayuda en aquello en lo que sus clientes, empresarios o particulares, se sienten perdidos, inseguros, tienen algún problema o desean sacar el máximo rendimiento a las circunstancias. En ese sentido, el papel del asesor fiscal se ha convertido en uno de los más comunes y destacables, dado que sus consejos versan sobre uno de los campos más complejos y ajenos que existen: la Administración Tributaria.

De este modo, el asesor fiscal presta ayuda a sus clientes en todo lo relacionado con las declaraciones periódicas y anuales a Hacienda, pero también en lo que a impuestos, inspecciones, amortizaciones y deducciones, cálculo de cuotas, altas y bajas, aplicaciones contables, etc. se refiere. De hecho, puede ser un consultor esporádico o realizar para el empresario una auténtica planificación fiscal, asegurándole pagar lo menos posible y eligiendo la opción más favorable para la organización. Eso sí, siempre dentro de la ley, pues lo contrario podría acarrearnos problemas.

Por tanto, se recomienda acudir al asesor fiscal antes de dar pasos cuya transcendencia económica y tributaria pueda reportarnos tantos beneficios como prejuicios en el caso de que cometamos algún error. Un buen ejemplo son las inversiones inmobiliarias o mobiliarias, las operaciones de compra y venta de acciones, fondos de inversión, operaciones de fusión de sociedades, etc.. Dado que la legislación fiscal española es compleja y se encuentra en continuo cambio, más vale ser precavido en cuestiones cuyas consecuencias pueden ser de gran magnitud. Para bien y para mal.

En cuanto a los requisitos de un buen asesor fiscal, algunas fuentes citan las siguientes:

– Debe ser una persona preparada, con formación y experiencia demostrable, y bajo el amparo de un currículum o organización que nos inspire confianza.

– En consecuencia, tenemos que confiar en él incluso cuando nuestro desconocimiento nos haga dudar de si sus pasos son correctos. Tras cada acción hay un motivo, y probablemente nosotros no alcancemos a comprenderlo.

– Toda la verdad  y nada más que la verdad. No podemos acudir a un asesor fiscal encubriendo información o con mentiras. Si queremos que su trabajo de los resultados esperados, debe saberlo todo sobre los movimientos de nuestra empresa. Y cada vez que nos solicite algún documento o dato, nuestra obligación es suministrárselo.

Con toda la labor desarrollada, los asesores fiscales reciben unos honorarios que a algunos pueden parecerles excesivos. Sin embargo, se trata de una labor de suficiente envergadura y que requiere suficiente dedicación como para que así sea, por lo que se recomienda no escatimar en este gasto.

Fuentes y más información: GerenteWeb.com, Microsoft Business, OCU, Asefiget (Asociación Española de Asesores Ficales y Gestores Tributarios).

Foto: Seniorliving.org en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...