7 soft skills imprescindibles que necesitas para emprender en el Día Mundial del emprendedor

Un buen emprendedor tiene una serie de habilidades soft skills. Necesita tener iniciativa, ser lo suficientemente creativo y analítico, ser capaz de trabajar en equipo, gestionar correctamente los recursos, ser resiliente, saber comunicarse y no rendirse nunca ante cualquier adversidad que pudiera surgir

Softskills día mundial emprendedor

El 16 de abril es el Día Mundial de Emprendimiento. Este día está hecho para impulsar la creación de proyectos empresariales, los cuales darán lugar a la creación de nuevos empleos. Eso sí, esto es más fácil decirlo que hacerlo, pues se necesitan una serie de habilidades para cumplir el objetivo.

Aquí no hablamos de habilidades técnicas, sino de habilidades blandas o «soft skills». Estas habilidades tienen que ver más con lo social y emocional que con los conocimientos técnicos, siendo vitales especialmente para emprendedores. De hecho, vamos a traerte las 7 que son imprescindibles si quieres ser un gran empresario.

Las 7 soft skills que son imprescindibles para emprender

Vamos a hablar de las 7 habilidades blandas más útiles para emprender. Todas ellas te pondrán por delante de otros empresarios y te ayudarán a conseguir el objetivo.

Tener iniciativa

Si quieres tener éxito en el mundo de la empresa, debes ser una persona que actúa, es decir, tener iniciativa. Eso implica saber detectar las oportunidades antes que nadie y ponerte manos a la obra para resolver el problema.

Eso incluye detectar nichos de mercado, necesidades del cliente y potenciales colaboradores. Es más, esta iniciativa también es útil para los trabajadores por cuenta ajena, ya que aumenta las posibilidades de ascender en la carrera corporativa.

Ser creativo y tener capacidad de análisis

Un emprendedor es una persona que crea, así que debe ser creativa. Parece una obviedad, pero no es una cualidad que tenga todo el mundo. Esta creatividad muchas veces no se basa en crear cosas desde cero, sino en saber fusionar ideas en una sola.

Eso incluye pensar «fuera de la caja», es decir, saber buscar cosas nuevas que nunca se hayan probado, saliendo de lo establecido. Eso puede marcar la diferencia entre un emprendedor de primera y uno que no logre gran cosa.

Capacidad para trabajar en equipo

Aunque seas muy capaz, no puedes hacerlo solo. El trabajo en equipo y la diversificación es fundamental, ya que te hacen falta colaboradores que sean capaces de ayudarte. Además, es importante trabajar con empatía y respeto, además de apostar por la diversidad de opiniones para conseguir complementaros los unos a los otros.

Saber gestionar bien tus recursos

Tanto si hablamos de dinero como de tiempo, los recursos son limitados. Por este motivo, un emprendedor debe saber gestionarlos bien, algo para lo que hace falta la organización. Eso supone planificar y gestionar todos los recursos de los que dispongas, sabiendo también los gastos que tienes y el tiempo que le vas a dedicar a cada tarea.

Es mas, esta habilidad es importante no solo para emprender, sino para la vida en general. Si sabes estructurar tu tiempo, controlar tu dinero e incluso dedicarte a los proyectos difíciles en tus horas productivas, podrás conseguir el éxito en casi todo lo que te propongas.

Tener resiliencia

Hoy en día, los tiempos cambian de forma continua. Las personas tienen nuevas necesidades y pueden ocurrir cambios bruscos, siendo el mejor ejemplo la pandemia mundial y la siguiente subida de los combustibles.

Por ello, es importante tener resiliencia, es decir, capacidad para adaptarte a todos los cambios. Es más, los buenos emprendedores también saben cómo adelantarse a los posibles contratiempos que puedan surgir y detectar las nuevas necesidades que pudieran surgir.

Ser un buen comunicador y negociador

Si vas a apostar por el trabajo en equipo, deberás saber comunicarte correctamente. Eso incluye no solo la comunicación con los socios y los subordinados , ya que también debes dominar el marketing para comunicarte con los clientes y con los posibles inversores.

Por ello, los buenos emprendedores practican la comunicación para que sea más eficaz. Eso incluye también la habilidad para contar historias y la mejora de la empatía. De este modo, simpatizarás mejor con tus colegas de profesión y con tus clientes.

No rendirse nunca

Un emprendedor está sometido a muchísima presión y muchas dificultades. Pueden venir malos tiempos que te hagan dudar, pero lo más importante es seguir con la visión y nunca rendirse.

Eso sí, esto no significa apostar por un proyecto que quizá no tenga futuro, sino tener capacidad de aguantar las crisis temporales y de levantarse. De hecho, hay varios emprendedores que fracasaron con su primer proyecto y consiguieron el éxito en los siguientes.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 2
Loading ... Loading ...