Ventajas y desventajas de hacer horas extras

Las principales ventajas de hacer horas extras son el ganar más dinero, aprender más rápido y ganarte la confianza del jefe. Sus inconvenientes son la falta de tiempo libre y el riesgo de perder el equilibrio. Eso sí, a veces hay más inconvenientes, sobre todo si no te pagan o el jefe no te valora

Ventajas desventajas horas extras

Hacer horas extras consiste en trabajar más horas de las que marca tu jornada laboral. Dependiendo a quién le preguntes, te dirá una cosa diferente sobre las horas extras. Algunos te dirán que son perfectas y otros te dirán lo contrario.

Ante tanta información contradictoria es difícil saber quién tiene razón. Por este motivo, vamos a enumerar las ventajas y desventajas de meter horas extras, algo que te permitirá saber si te conviene o no hacerlas.

Ventajas e inconvenientes de hacer horas extras

Antes de nada, hablaremos de las ventajas de hacer horas extras. La mayor ventaja obviamente es que ganas más dinero, algo que te permitirá comprar más cosas y ahorrar más. Muchas personas incluso no tienen más remedio que hacer horas extras si quieren llegar a fin de mes.

Otra de las grandes ventajas es que te permite aprender más rápido y acortar tu curva de aprendizaje, siempre que tu trabajo sea productivo. Además, podrás ganarte la confianza de los jefes y desmarcarte del resto.

Eso sí, ahora hay que hablar de las desventajas de hacer horas extras, ya que también existen. El mayor problema es que corremos el riesgo de perder el equilibrio entre la vida laboral y la personal. Resentirá la relación con nuestra familia, amigos, los hijos y la pareja.

Esto también provoca que te vuelvas un adicto al trabajo y descuides otros aspectos importantes de tu vida personal. Por ejemplo, quizá dejes de ir al gimnasio y se resienta tu salud, comas peor al no tener tiempo de cocinar (algo que hará también que gastes más) y te sientas estresado porque no haces lo que te gusta.

En principio, estas son las desventajas y ventajas de hacer horas extras, aunque la cosa podría ser peor. En algunas ocasiones, las ventajas que hemos descrito antes se te pueden volver en contra. 

Si trabajas mucho, corres el riesgo de que el jefe se malacostumbre a que hagas horas extras, algo que hará que te considere mal trabajador si dejas de hacerlas. Además, al convertirse en algo normal, podrías no conseguir el ascenso ni ganarte su confianza, ya que la gente funciona por comparación.

Asimismo, los compañeros de trabajo podrían resentirse contigo, al considerarte un «pelota». Finalmente, incluso podrías no cobrar todas las horas extras, algo que elimina su principal ventaja.

¿Esto quiere decir que es mejor no hacer horas extras? No necesariamente. En realidad, todo depende del caso personal de cada uno y sus necesidades. Quizá puede ser buena idea en alguien que necesite dinero o formación, pero una mala idea en alguien que quiera tener una vida familiar más plena o con un jefe déspota que no valora el esfuerzo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...