Trucos para venderte en una entrevista de trabajo

Venderse en una entrevista laboral de la forma correcta aumenta las posibilidades de conseguir el trabajo. Para venderse mejor, hay que recalcar los puntos fuertes con seguridad, pero también los puntos débiles menores reales, indicando cómo los estás mejorando

venderte entrevista de trabajo

La entrevista de trabajo es el paso final para conseguir el empleo. Significa que has pasado la mayoría de filtros, pero aún te queda impresionar al reclutador. 

Para hacerlo, lo mejor es saber venderte en ella, es decir, convencer al reclutador y a la empresa de que eres el mejor candidato posible. Si no sabes cómo hacerlo, te vamos a dar algunas pautas que te ayudarán a lograrlo.

Cómo venderse en una entrevista laboral

La base de las entrevistas de trabajo es la confianza y la seguridad en ti mismo. Aunque no debes exagerar ni llegar a la prepotencia, sí que debes hablar con confianza sobre lo que puedes aportar a la empresa. Habla con un tono seguro y no dudes. Todo ello debe estar respaldado con pruebas, incluyendo el currículum y las referencias.

Eso sí, no debes cometer algunos errores que te pueden hacer caer. El mayor error es tratar de venderse como un experto en todo en vez de especializarse en algo. Es mejor hacer hincapié en las cualidades necesarias para el puesto en vez de detallar que también sabes hacer otras cosas que no tengan nada que ver. De este modo, sonará más creíble.

Además, debes tener una parte de humildad para venderte correctamente. Si te vendes como alguien perfecto, el reclutador sospechará de que no eres de confianza o de que estás vendiendo.

Por ejemplo, diles tus puntos débiles, pero di los reales. No digas las típicas frases de que eres demasiado perfeccionista o de que estás obsesionado con el trabajo, ya que eso lo hace todo el mundo. Eso sí, hazlo solamente si te preguntan por ellos.

Sin embargo, tampoco está bien tener debilidades que te descarten como candidato, por lo cual, debes siempre optar a un trabajo para el que seas válido y preparar la entrevista. Por ejemplo, no saber cómo se usa el programa con el que trabaja la empresa te podría descartar, así que infórmate de cuál es y aprende a usarlo si vas a postular al puesto.

En su lugar, sí que puedes decir otras debilidades menores, aunque debes recalcar cómo las estás mejorando. Si haces eso, podrás demostrar que eres responsable, de que asumes las malas decisiones y de que luchas por mejorar.

Por ejemplo, si te cuesta trabajar en equipo, puedes decir que te esfuerzas por hacerlo cada día mejor y que has ido progresando a lo largo de los años en esta tarea. Obviamente todo tiene que ser real, es decir, que también debes esforzarte por mejorar tus debilidades en vez de mentir.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...