Trucos para recuperar tu confianza después de un error en el trabajo

Cometer un error en el trabajo es común, así que no debes dejar que te afecte a la confianza. Para ello, trata de buscar soluciones al error y de disculparte rápidamente en vez de autocompadecerte, ya que así no vas a conseguir nada

Recuperar confianza error trabajo

Cometer un error en el trabajo es algo muy habitual que todo el mundo hace. Se pueden cometer fallos leves de poca importancia y que son vergonzosos, pero también otros que son más graves y pueden tener consecuencias.

El problema es que muchos errores te hacen perder confianza, algo que provoca que cometas más errores en el futuro. Por este motivo, hay que trabajar para recuperar esa confianza cuanto antes.

Cómo recuperar la confianza después de un error laboral

En primer lugar, debes reconocer el error abiertamente y asumir la responsabilidad. Evita ponerte excusas y no culpes a otro para que te vaya mejor, pues esconderse no arregla nada.

Si el error es grave, obviamente debes disculparte. Habla con las personas afectadas, ya sean jefes o clientes, y diles brevemente el error cometido y discúlpate por ello.

En este caso, lo verdaderamente importante no es pedir perdón, sino ofrecer una solución real al problema. Para hacerlo, analiza la situación y busca la forma de solucionar el error y que las cosas vuelvan a su cauce.

Eso sí, todo dependerá de la magnitud del error cometido. Un error leve como una falta de ortografía en un correo es fácil de arreglar, pero uno grave que haya provocado la pérdida de clientes requerirá de mucho trabajo y autocrítica por tu parte.

Si es así, debes analizar concienzudamente lo que provocó el error, observando todos los procesos para averiguar la razón. A veces puede haber sido por un simple descuido, otras veces porque te saltaste pasos importantes y otras veces por tener demasiada prisa.

Ahora es tiempo de dejar el pasado atrás y de empezar a solucionar el error. Si todo depende de ti, ponte manos a la obra y soluciónalo. En el caso de que dependa de la empresa y su funcionamiento, no temas pedir ayuda. Por ejemplo, puedes haber cometido el error porque los plazos eran demasiado cortos o porque te presionaron demasiado.

Cuando todo se haya arreglado, demuestra con hechos que las cosas están solucionadas. Por ejemplo, si entregaste un trabajo tarde, céntrate en que nunca se te vuelvan a pasar los plazos de entrega.

Si no quieres cometer más errores, debes concentrarte y aprender de los que has cometido. Inevitablemente cometerás más, así que no pierdas la confianza y trata de minimizarlos y aprender lo máximo posible de las experiencias. En realidad, cometer fallos es parte de tu crecimiento como profesional.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...