Políticas activas de empleo, el otro eje del pacto social

La madrugada del pasado viernes, y tal y como os contamos, se logró un principio de acuerdo entre sindicatos, patronal y Gobierno para la espinosa reforma de las pensiones. Con este tema camino de zanjarse, quedaban sobre la mesa las políticas activas de empleo, la negociación colectiva o las políticas energéticas. Estas cuestiones han sido motivo de numerosas reuniones en los últimos días, fin de semana incluido. Finalmente, y según hemos podido saber entre ayer y hoy, las partes implicadas han conseguido alcanzar el famoso pacto social. Un pacto que se escenificará mañana en el Palacio de la Moncloa con la presencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, los líderes de UGT y CC.OO., Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, y el de Cepyme, Jesús Terciado.

Los que deciden ya han llegado al acuerdo pero, ¿qué es lo que en él se especifíca? A continuación analizamos las medidas que afectarán al conjunto de la ciudadanía, basándonos en el análisis realizado en los diarios El País y El Mundo.

Dentro del plan de choque contra el desempleo, pensado para paliar los efectos de la crisis a corto plazo, se ha apostado por la bonificación del contrato parcial. Una alternativa empleada con éxito en otros países europeos y que irá especialmente dirigida a la contratación de jóvenes de hasta 30 años. Durante un año el empresario estará exento de pagar el 100% de las cuotas de la Seguridad Social si contrata a un trabajador con una jornada inferior a la ordinaria. Se aplicará a contratos indefinidos y temporales de, al menos, seis meses. Para empresas con una plantilla superior a 250 trabajadores, la reducción será del 75% de las cuotas. No hay directrices salariales, sino que cada empresa aplicará las correspondientes por convenio. Se espera que con esta medida se creen unos 100.000 nuevos empleos. Además, y en otro orden de cosas, también se estimulará la conversión de los contratos temporales en indefinidos con bonificaciones de cuotas.

El pacto también ha definido la alternativa al PRODI, la famosa ayuda de los 426 euros. Será substituida por una de seis meses de duración, cuyo valor rondará los 400 euros y que estará vinculada a la formación. Sólo se podrá optar a ella cuando la renta del beneficiario sea inferior al 75% del Salario Mínimo Interprofesional. A diferencia de lo que se había apuntado, esta ayuda correrá a cargo del Estado y no de las Comunidades Autónomas.

En un futuro, aunque antes del 30 de septiembre, el Gobierno se compromete a elaborar medidas para favorecer la contratación de mayores de 55 años. El documento Estrategia global de empleo de los trabajadores de más edad incluirá medidas de empleo, formación y condiciones de trabajo. Otro compromiso de cara a los próximos meses es incrementar la oferta de plazas de FP dirigidas a sectores con mayores posibilidades de crecimiento del empleo y convocar el reconocimiento de las competencias profesionales adquiridas mediante la experiencia laboral, según informa Europa Press.

Además de todo ello, y a nivel estructural, se fortalecerán los Servicios Públicos de Empleo y se establecerá un catálogo de servicios común a todos ellos. También se desarrollará un itinerario individual y personalizado para cada desempleado, quien a su vez deberá comprometerse a participar activamente en estas acciones. Finalmente, y entre otras medidas, se transformaran los actuales programas de políticas activas de empleo para aumentar su utilidad y reducir el tiempo que una persona está desempleada.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...