Los autónomos no se pueden permitir tener empleados

Hace algunos meses, cuando se planeaba intentar nuevas medidas tendientes a atacar un índice de paro que, prácticamente, no se ha detenido (en cuanto a términos interanuales se refiere), se sugirió que al fomentar la alta de autónomos, serían estos los que, gracias a una flexibilización, podrían contribuir a la creación de puestos de trabajo desde las PyMES. Sin embargo hoy ha quedado muy claro que un autónomo, un emprendedor -o un kamikaze- no puede más que autoemplearse.

Y es que, según ha informado la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE), los trabajadores autónomos cobran menos de lo que les cuesta tener un empleado, con lo cual las posibilidades de generar fuentes de trabajo parecen más que limitadas.

En este sentido, la UATAE ha mostrado su preocupación por la dificultad con la que se encuentran muchos trabajadores autónomos para poder contratar un empleado y que se traduce en que sólo 1 de cada 5 autónomos (el 20%) tiene un asalariado a su cargo y que tan baja proporción es a causa del alto coste laboral en España.

Al respecto, la organización ha advertido que el coste laboral existente en España es de 2.591,80 euros según la Encuesta trimestral de Coste Laboral del Instituto Nacional de Estadística (INE) del segundo trimestre, lo que supera al propio sueldo de la mayoría de los autónomos, lo cual, evidentemente, hace imposible la contratación de asalariados.


Además, en opinión de María José Landaburu, Secretaria General de UATAE, “el problema aumentará más aún con las nuevas subidas de impuestos, junto con la paralización del consumo, por lo que se hace cada vez más necesario no solo estímulos a la contratación, sino rebaja directa de los costes, tanto en materia de Seguridad como de IRPF”.

Pero además del alto coste de contratación que para empresas y autónomos implica la necesidad de planificar de forma muy medida la contratación de trabajadores, la actual crisis económica en nuestro país también provoca que, cada vez más, los autónomos que habían iniciado su actividad independiente como forma de paliar el desempleo, comienzan a cesar en sus actividades a causa de la falta de rentabilidad y es por ello que mes a mes, se registran más bajas de autónomos.

Si acaso había alguna esperanza de que el autónomo pudiera ser el gran salvador de esta crisis acérrima que atraviesa nuestro país, esas dudas han quedado disipadas con los dos datos anteriores y que resultan reveladores y debieran provocar un análisis en el Ejecutivo nacional.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...